La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha apelado hoy en Vitoria al conjunto de instituciones vascas a “ser Estado” y a actuar para ello desde la «corresponsabilidad y la lealtad”. Durante el acto de toma de posesión del nuevo delegado del Gobierno en el País Vasco, la vicepresidenta ha asegurado en presencia del consejero del Ejecutivo vasco, Josu Erkoreka, que tanto el Gobierno central como el autonómico y el resto de instituciones deberían trabajar para “no ver en el otro el origen del problema sino un interlocutor necesario e imprescindible para encontrar soluciones”.

Durante su intervención, Sáenz de Santamaría ha recordado que el conjunto de la sociedad española y “de los vascos” ha marcado el camino a seguir en esta nueva etapa política en el Estado con el diálogo “como método de trabajo y el acuerdo definidor de la política”. Ha subrayado que este mandato “debemos ejercerlo todos en todos los foros, cada uno con su propia voz” pero sin forzar «adhesiones ni imposiciones pero contribuyendo al debate público que nos demandan los ciudadanos».

De Andrés, «la voz y los ojos» del Gobierno de Rajoy

La vicepresidenta ha recordado ante los representantes de la política vasca -con la única presencia de cargos del PP y PSE- que con la designación de Javier De Andrés como nuevo delegado, del que ha destacado su capacidad de diálogo y acuerdo, el Ejecutivo de Rajoy quiere reforzar que el Gobierno de España también es el gobierno de los vascos. Ha destacado que el nuevo representante da la Administración central en Euskadi será “la voz y los ojos” del Gobierno central para explicar nuestros objetivos y nuestras prioridades”. Ha recordado que la prioridad pasa ahora por reforzar el diálogo y el acuerdo entre administraciones y que a ello contribuirá una figura como la de De Andrés, “firme en los valores, amable en su tono y sereno y tranquilo a la hora de afrontar nuevos retos”.

La vicepresidenta subraya la capacidad de alcanzar acuerdos del nuevo delegado

Por su parte, el nuevo delegado del Gobierno en Euskadi, Javier De Andrés, se ha comprometido a ser “el interlocutor más inmediato” con el Ejecutivo de Rajoy para “transmitirle las inquietudes y demandas de los ciudadanos de Euskadi”. En una intervención en euskera y castellano, De Andrés no ha ahorrado guiños hacia el Gobierno vasco en aras a una recomposición de las maltrechas relaciones con la Delegación de Gobierno que hereda de su antecesor. Ha subrayado que el País Vasco tiene singularidades reconocidas en la Constitución y que deben ser respetadas por estar amparadas por la Carta Magna que reconoce “los derechos históricos de los territorios forales”.

Ha agradecido la labor de Carlos Urquijo por la “honestidad y entereza” con la que ha ejercido su función y labor que se encomendó, “el cumplimiento de la Constitución”: “Nadie puede ver como un problema la demanda de su cumplimiento”, ha afirmado.

Rajoy responde a la petición de reunión de Urkullu

Tras el acto protocolario, Sáenz de Santamaría ha tenido oportunidad de conversar brevemente con el consejero de Autogobierno y Gobernanza pública del Ejecutivo de Iñigo Urkullu, Josu Erkoreka, en relación a los recursos que sobre leyes y normas vascas ha anunciado recursos el Gobierno del PP. Tras la reunión bilateral entre ambas administraciones en las que se exploró la posible retirada de los recursos sobre cuatro leyes, hoy Erkoreka ha asegurado que se han dado pasos importantes hacia el acuerdo en dos de ellas, las más urgentes.

Esta semana concluye el plazo de seis meses que tiene el Gobierno para formalizar la interposición del recurso contra la Ley Municipal vasca y contra la Ley de Adicciones, y sobre las que se da por hecho el acuerdo. El mismo, que podría anunciarse esta misma semana, puede materializar en que el Gobierno renuncie finalmente a la presentación de los recursos que anunció. Fuentes del Ejecutivo vasco aseguran que de no hacerlo no se entendería las llamadas a la búsqueda de acuerdos hechas esta mañana por Sáenz de Santamaría.

El lehendakari no ve «deshielo» en la respuesta del presidente del Gobierno

Precisamente esta mañana, el lehendakari Iñigo Urkullu ha dado a conocer que el pasado día 29 el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le contestó a la misiva de tres folios que él previamente le había remitido y en la que además de anunciarle que no acudiría a la Conferencia de Presidentes del día 17 le reprochaba sus incumplimientos y la falta de diálogo desde su último encuentro de septiembre de 2014. Rajoy le traslada acuse de recibo de sus críticas y se compromete a cerrar una fecha para un nuevo encuentro. Urkullu, en declaraciones a Radio Euskadi, asegura que del contenido de la respuesta no puede deducir que se esté produciendo “ningún deshielo” en sus relaciones ni que se puedan aventurar acuerdos.

El lehendakari ha mostrado su plena disposición a dialogar “porque los dos gobiernos tienen retos y necesidades de respuestas”. Urkullu ha vuelto a reclamar una relación bilateral de acuerdo a la singularidad que tiene el País Vasco.