El juez José de la Mata ha desoído la petición del fiscal José Grinda que le pidió que mandara a la cárcel al benjamín de los Pujol, Oleguer, por reiteración delictiva y este jueves acordó dejarle en libertad aunque le impuso comparecencias quincenales, retirada de pasaporte y prohibición de salida del territorio nacional. El togado ha criticado con dureza la posición del fiscal porque ha solicitado esta medida «tras dos años y medio de investigación» en los que nunca planteó esta posibilidad y porque en este momento «no concurre un peligro nuevo no valorado, fundado y concreto de destrucción de fuentes de prueba».

Oleguer Pujol llegó a la Audiencia Nacional unos minutos antes de la diez de la mañana y compareció en el despacho del juez hasta pasadas las tres de la tarde. Durante su declaración negó que el dinero que ha usado en sus inversiones inmobiliarias tenga un origen ilícito, ya que reiteró que el capital que su familia tenía en Andorra procedía de la herencia de su abuelo, Florenci.

Ganancias de dos pelotazos inmobiliarios

No obstante, admitió que transfirió las ganancias que obtuvo en dos pelotazos inmobiliarios (compra venta de 1.152 oficinas del Banco Santander y la sede de Prisa en Madrid) fuera de España, pero confirmó que se acogió a la amnistía fiscal del 2012, que luego realizó una declaración complementaria de otros fondos en el exterior en el 2013 y finalmente regularizó sus cuentas con Hacienda al igual que el resto de su familia en el 2014, una semana antes de que el ex president de la Generalitat, Jordi Pujol, confesara la existencia de la cuenta de Andorra.

El fiscal pidió la prisión para Oleguer Pujol porque en diciembre del 2015 ingresó en Miami la parte de la comisión que le correspondió por la venta del edificio de Prisa en Madrid, que eran unos cinco millones de euros, aunque no recibió esta cantidad por lo que piensa demandar a su ex socio, Luis Iglesias (yerno de Eduardo Zaplana), según explicaron fuentes presentes en la declaración. También aseguró que regularizó estos fondos con la compra de bonos del Estado.

Oleguer Pujol reintegró el dinero que ocultó en Miami con la compra de deuda del Estado

El juez de la Mata asume estos hechos, pero señala que no merecen un ingreso en prisión. El togado explica que el origen del dinero que usó Oleguer Pujol para llevar a cabo estos pelotazos se encuentra en la cuenta que tenía abierta en Andorra y que «se nutría de transferencias e ingresos en efectivo» desde 1992 hasta el 2004 por un importe total de 116 millones de pesetas. Su hermano, Jordi, le ingresó en esta cuenta 10 transferencias desde 1992 hasta 1999.

Regularización de Fondos

Asimismo, el juez afirma que el benjamín de los Pujol, al igual que el resto de la familia, adquirió estructuras societarias «absolutamente opacas» con la finalidad «declarada y admitida» de ocultar sus capitales la Hacienda Pública. No obstante, también da por buena la versión de Oleguer Pujol de que ha regularizado estos fondos a mediados del 2014.

De la Mata también reconoce que el hijo menor del clan Pujol «ha mantenido una actitud procesal de no colaborar» con la justicia, como el resto de su familia, que ha consistido en «ocultar todos los datos relativos a los productos en los que invirtieron sus recursos; los rendimientos obtenidos; los montos globales alcanzados; las cantidades distribuidas; la rendición final realizada». La familia Pujol también se ha negado a «facilitar el nombre de las entidades bancarias o personas que pudieran aportar luz sobre estos hechos·».

El juez acusa a la familia Pujol de no colaborar con la justicia

Estas son las únicas concesiones que el juez realiza a los argumentos del fiscal para reclamar la prisión de Oleguer Pujol. De la Mata dedica la mayor parte de su resolución a cuestionar esta petición de Grinda con alegatos tan contundentes como: «Es importante comprender que el mero hecho de que se desplegaran actividades opacas» no pueden «justificar la prisión provisional que requiere perseguir determinados fines» que no se dan en este caso.

La petición del fiscal estaba consensuada

Fuentes fiscales explicaron que la petición de Grinda contó con el visto bueno de la fiscal anticorrupción en funciones, Belén Suárez en una reunión celebrada el pasado mes de diciembre. El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, estaba informado de esta decisión, según estas fuentes. Podemos, que actúa como acusación particular, y el abogado del Estado no se adhirieron a la petición de la fiscalía.

De la Mata recuerda en su resolución que la prisión provisional solo se adoptará cuando objetivamente sea necesaria. Y afirma que en este caso no lo es porque no existe riesgo de fuga. Oleguer Pujol–explica–»tiene arraigo en España, donde tiene domicilio fijo, familia, relaciones sociales y profesionales». Y añade: «No consta que haya faltado a llamamientos judiciales ni por el momento existe indicio alguno que haga pensar que lo hará en el futuro».

El togado descarta que el benjamín de los Pujol vaya a fugarse porque tiene arraigo en España

En relación a la acusación del fiscal del riesgo de que el benjamín de los Pujol destruya pruebas si permanece en libertad, el juez recuerda que este caso se inició en octubre del 2014 y que en este mes se registraron siete domicilios de Oleguer Pujol en los que se intervino abundante documentación. Y subraya que el fiscal no pidió el ingreso en prisión del hijo menor del ex president en este momento y que tras los registros «consideró que el riesgo de destrucción de información o de pruebas había cedido» porque «los documentos así como los efectos informáticos o datos almacenados en otros sistemas de información fueron incautados y asegurados».

Sugerencia al ministerio público

Por ello, el juez rechaza decretar la prisión del Oleguer Pujol porque «no se han modificado las circunstancias que ya concurrían en el 2014» y porque no hay elementos que acrediten que el benjamín de los Pujol tiene en estos momentos «capacidad de influencia» sobre otros investigados o testigos «que no haya tenido ocasión de desarrollar durante todo este tiempo».

Además, De la Mata acusa al fiscal de haber solicitado esta medida tan gravosa «con un único elemento, que aconteció hace más de un año», en relación al ingreso de la comisión por la venta de Prisa en una cuenta en Miami porque no se ha acreditado aún, a pesar de que existen «medios» para investigarlo si esta operación fue ilegal.

El togado sugiere al fiscal que averigüe si esa maniobra se llevó a cabo «para ocultar fondos de procedencia ilícita» o si se limitó a «acometer actividades lícitas con fondos ya regularizados ante la Hacienda Pública».

Medidas para evitar que frustre la investigación

No obstante, el magistrado considera que es necesario imponer medidas cautelares al benjamín de los Pujol porque «existen evidencias de que ha estado ocultando, al menos parcialmente, sus activos financieros y ha realizado actividades para ocultarlos y ponerlos, fuera del alcance de los tribunales».

También porque dispone de «estructuras societarias internacionales diseñadas con la específica finalidad de blanquear capitales fuera de España». Por ello, afirma que Oleguer Pujol cuenta «con capacidades sobradas para llevar a cabo maniobras de descapitalización y ocultación de activos» así como para «generar obstáculos que dificulten la investigación».

Le prohíbe salir de España para que no viaje a los lugares donde ocultó el dinero

Por ello, el togado acuerda retirarle el pasaporte y le prohíbe salir del territorio nacional para evitar que pueda desplazarse «a las jurisdicciones en las que mantuvo o mantiene contactos con personas, mercantiles, testaferros o entidades bancarias que pueden frustrar o dificultar» la investigación.

La advertencia del juez

También le exige que comparezca cada quince días en el juzgado más próximo a su domicilio para que quede bajo «control» para asegurar que no huye de la justicia. Y le advierte de que si no cumple con estas medidas modificará su situación.

Oleguer Pujol se marchó de la Audiencia Nacional sin hacer declaraciones en un taxi acompañado por su abogado, Cristóbal Martell, tras permanecer en estas dependencias judiciales casi nueve horas. Desde las cuatro y media de la tarde esperó en los pasillos del juzgado hasta que el juez le comunicó su decisión.