La dirección del grupo popular en el Congreso de los Diputados desembarcará mañana en Barcelona para reunirse con los parlamentarios del PP en la cámara catalana dentro de la nueva estrategia que arranca con la «operación diálogo». Una derivada de esa nueva estrategia con la que abordar el desafío independentista catalán pasa por «una mayor presencia, una mejor visibilidad» del Gobierno central, de las institucionales estatales y, en definitiva, «de lo español» en esta Comunidad.

También es un gesto hacia los populares catalanes, hasta ahora bastante apartados de la estrategia diseñada por el Ejecutivo, cuando no directamente ignorados a favor del delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, convertido en el nuevo referente popular. El líder regional del PP, Xavier García Albiol, reclamó a Moncloa capitalizar la acción del Gobierno, sobre todo habida cuenta de que Cataluña se puede ver inmersa en un nuevo proceso electoral bien a finales de año o comienzos del siguiente.

Todo apunta a que Albiol será elegido presidente del PP catalán con el apoyo de Rajoy

La dirección del grupo popular en el Congreso, encabezada por Rafael Hernando, se reunirá con los 11 diputados populares y éste comparecerá junto a Albiol en rueda de prensa. A estas alturas parece segura la continuidad de Albiol como líder del partido en Cataluña en el congreso que celebrarán el fin de semana del 25 y 26 de marzo.

«Rajoy ha apostado por él y no hay planes para sustituirlo», señalan a El Independiente fuentes del PP catalán frente a la posición de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, partidaria de otro perfil más conciliador. Es verdad que la próxima consulta autonómica será la prueba de fuego para el ex alcalde de Badalona, que ya encabezó a contrarreloj la lista a la presidencia de la Generalitat en las autonómicas de 2015. Necesita imperiosamente incrementar la representación parlamentaria de su partido para consolidarse en el puesto.

El catalán se ha deshecho en elogios a Cospedal: ‘Me siento orgulloso de sus palabras’

Ha sido muy llamativa la defensa cerrada que el dirigente catalán ha hecho hoy de la gestión de la ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, respecto del Yak-42 y su comparecencia de ayer en el Congreso. «Me siento profundamente orgulloso de sus palabras. Demostró que es una ministra a la altura de las circunstancias y con sensibilidad», lo que viene a situar al catalán en la fila de los partidarios de Cospedal, detalle no menor dado el momento precongresual de los populares y el debate en torno a su continuidad como «número dos» del partido.