Pablo Iglesias apuesta por la unidad para evitar un Podemos que sea “una coalición de familias o partidos” . En un acto organizado en la Universidad Complutense titulado Espacios por el cambio, el secretario general del partido ha compartido escenario con Xavi Domènech, portavoz de En Comú Podem, Yoanda Díaz, de En Marea, y Alberto Garzón, el líder de Izquierda Unida, en el empeño por diluir el debate sobre la posible fusión con IU y equipararlo a las confluencias. El secretario político de la formación, Iñigo Errejón, volvía a abogar minutos antes por la independencia de Podemos: “Sobre la relación con otras fuerzas, hemos sido cristalinos. El espacio del cambio es compartido pero tenemos que ser autónomos e independientes, tenemos que ser la locomotora del cambio político”, ha señalado, en un acto de la campaña Recuperar la Ilusión.

Iglesias confirma su intención de estrechar los lazos con la formación de Garzón, aunque con algún guiño a la “autonomía” de la organización, evitando así referirse a una fusión que no causa simpatía entre sus bases. “Me consta el interés de Pablo [Iglesias] de querer construir la unidad, no como una mera alianza electoral, sino de construir espacios políticos que permitan transformar el país”, ha avanzado el líder de IU, que se ha mostrado más cómodo con la disolución de fronteras entre las dos organizaciones: “Hay gente que no sabe si soy de IU o de Podemos, y que no sabe si Pablo Iglesias de IU y de Podemos, y eso no es un  perjuicio, sino una buena noticia”, ha señalado el coordinador federal de IU, que ha animado a romper “los marcos de patriotismo de partido”.

El líder de Podemos ha vuelto a abogar por la unidad en Podemos para evitar una “coalición de familias o partidos”: “Podemos tiene que estar unido para poder ser útil. Si se convierte en una coalición de familias o partidos, estará incapacitado para ejercer su  papel histórico”, ha argumentado el líder de Podemos, que ha apelado a la posibilidad de mantener las dos formaciones independientes: “Para construir el cambio político hay que tener diferentes piezas y tienen que mantener de alguna forma su autonomía y expresar su propia identidad”, ha señalado, antes de añadir que es “imprescindible” y “necesario” que “diferentes piezas encajen en ese espacio que puede devenir en un bloque histórico”.

Iglesias condiciona la utilidad de Podemos a la unión con otras fuerzas

Pese a esta diferenciación, Iglesias ha destacado que “no hay particularismo que justifique detener el camino de las fuerzas del cambio”, porque, su juicio, “si estamos divididos no somos útiles, porque si estamos divididos no podemos apelar a los que faltan”, ha señalado en una clara referencia a Errejón, más partidario de recoger el voto procedente de otras fuerzas políticas. Iglesias ha condicionado la utilidad de la formación a la unión a otras fuerzas: “Solos no podemos, necesitamos a En Marea, a En Comú, a Compromìs, a IU y a otros sectores de la sociedad civil para empujar todos juntos el cambio. Si no, ni somos útiles ni vamos a servir para lo que tenemos servir”, ha recalcado el líder de Podemos tras destaca que “ningún color, bandera o identidad” debe estar por encima de “esa necesidad de transformación”.

Siguiendo el intento de limar diferencias, Garzón ha señalado que los espacios comunes “ha construyen de enormes tensiones y diferencias”, pero bajo un “objetivo común” más allá de “las liturgias de las siglas”. Sin embargo, el coordinador federal de IU ha restado importancia a las diferencias entre ambas organizaciones: “No estoy en  IU como director general de IU, no estoy en una empresa que tiene que defender un nicho de mercado y competir. Me afilié a una organización para transformar una sociedad o, por qué no decirlo, para hacer la revolución”. “Yo lo que soy es comunista y a partir de ahí, todo lo demás está muy claro. Hay que romper los marcos de patriotismo de partido”.

Revocatorios contra la “oligarquización”

El líder de Pablo Iglesias, en el turno de preguntas, ha confesado su miedo a que Podemos establezca ciertas semejanzas: “Me aterra que podamos parecernos al PSOE en los organizativo, un  partido dominado por  familias y barones donde hay una dinámica de reparto de la tarta”, ha señalado. En este sentido, ha alertado del “peligro de oligarquizacion de los partidos, que no represente la voluntad de sus inscritos sino de los profesionales que tienen el control de los aparatos”.

Contra esta dinámica, ha propuesto la introducción de revocatorios para los que cargos públicos de Podemos, en el que los inscritos decidan sobre la continuidad del dirigente y puedan dejar su acto en caso de no ser respaldados. “Establecer mecanismo que democraticen de verdad es imprescindible”, ha señalado Iglesias, que ha denunciado que “los programas se han convertido en un artefacto de marketing”, por lo que se harían necesarios “lugares de verificación” para comprobar que esos los programas se cumplen efectivamente.

“La política no puede ser un asunto de profesionales”, ha continuado Iglesias, que ha definido la consulta como “La manera más eficaz de controlar eso es empoderar sistemáticamente a los sectores que no tienen nada que ganar en  lo económico, y ninguna sub-oligarquía que crear”, ha sostenido.