Pablo Iglesias lanza este lunes su documento organizativo, en el que no asegura la continuidad de las áreas ahora existentes en la Ejecutiva de Podemos, entre ellas la Secretaría Política, liderada por Iñigo Errejón, que sí blindó en su propuesta la continuidad de esta secretaría ante el temor de que este espacio fuera suprimido por Iglesias como una forma de restar poder interno a su principal rival. Entre las medidas propuestas por el secretario general en el texto de su candidatura, Podemos para Todas, está también la de permitir a los mayores de 14 años la inscripción en el partido -frente a los actuales 16-  y dilatar la Asamblea Ciudadana Estatal -hasta ahora conocida como ‘Vistalegre’-, convocándola cada cuatro años, en lugar de cada tres, ampliando así su tiempo de mandato en la Secretaría General antes de optar a la renovación del cargo.

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab
  • Ejecutiva de Podemos. En su documento, Iglesias sólo asegura en el Consejo de Coordinación -la Ejecutiva del partido- la existencia de la Secretaría General que él ostenta, y deja el resto de áreas a criterio del Consejo Ciudadano Estatal -el órgano de dirección de Podemos-, quedando en el aire la continuidad de las ahora existentes. A diferencia de esta medida, Errejón explicita en su texto las áreas que compondrán el Consejo, incluyendo algunas de las ya existentes, como es el caso de la Secretaría Política y la Organizativa. Otra de las diferencias de Iglesias con la propuesta de su número dos es que sí permite que los secretarios generales autonómicos ocupen puestos en su Ejecutiva, frente a la propuesta de Errejón, que apela a la descentralización y reparto de responsabilidades para que los líderes territoriales ocupen estos cargos, impidiendo así la continuidad de Pablo Echenique como secretario de Organización.
  • Mandato del secretario general. Frente a la ampliación de mandato a cuatro años que propone Iglesias, Errejón opta por mantener el mandato a los actuales tres, estableciendo un máximo de dos mandatos por secretario general. Iglesias, aunque no establece ninguna limitación específica para la secretaría general, sí propone en su documento ético que ningún cargo ni público ni orgánico pueda estar más de ocho  años, una cifra que podría prorrogarse a 12 en «situaciones excepcionales».
  • Menos representación territorial. Otra de las diferencias entre las dos principales propuestas está en el Consejo Ciudadano Estatal, donde Iglesias propone cambios tímidos en su composición. Aunque una de sus banderas era la descentralización, el órgano de dirección de Podemos propuesto por Iglesias no contempla más representación territorial y pide ampliar el número de sus miembros de 81 a 89, manteniendo los 62 consejeros ciudadanos electos, los 17 líderes territoriales y el propio secretario general, e incluyendo dos consejeros escogidos por «democracia directa» y cuatro de los círculos, además de de dos representantes para Ceuta y Melilla. Una propuesta que contrasta con la de Errejón, que también ha abogado en campaña por la descentralización y que en este caso sí se traslada al órgano de dirección, puesto que amplía el Consejo Ciudadano en más de un 50% (hasta los 128 miembros), al incluir 41 consejeros de elección territorial y ampliar a tres los elegidos en el exterior -frente al miembro único propuesto por Iglesias-.
  • Blindaje ante la fusión. El documento organizativo en cambio sí guarda ciertos paralelismos con el presentado por el secretario político; entre ellos, el de blindar la independencia de Podemos estableciendo una mayoría cualificada de 2/3 para la fusión con otras fuerzas o las alianzas que impliquen algún tipo de modificación orgánica, tanto a nivel estatal como autonómico y municipal.
  • Comisión de Garantías, por candidaturas. La Comisión de Garantías es el órgano que resuelve los conflictos internos dentro del partido y que, según los documentos de Iglesias, debe ser «imparcial e independiente». El líder de Podemos fija en 7 los miembros del órgano, frente a los 15 que propone Errejón. Iglesias establece que estos miembros deberán ser elegidos «mediante voto directo entre candidaturas mediante listas abiertas»; una elección a través de candidaturas significadas que contrasta con la propuesta de su número dos, que pide una elección «mediante voto directo con un sistema de presentación individual no agrupado en listas para garantizar su independencia». Mientras que Errejón propone no ostentar ningún cargo con funciones de dirección en cualquier otra organización ni tener ningún otro cargo dentro de Podemos, Iglesias no establece ningún tipo de limitación en este sentido.