El exconsejero madrileño Alberto López Viejo ha declarado este miércoles que él no introdujo el sistema de fraccionamiento de facturas que se practicaba en la Comunidad con las empresas del líder de la trama Gürtel, Francisco Correa, sino que era algo que ya se hacía en el gobierno regional.

«Yo no importo la autorización de contratos menores para pagos de facturas», ha declarado López Viejo en el juicio contra la trama que celebra la Audiencia Nacional, en el que ha asegurado que este sistema era algo que ya se hacía en la Comunidad de Madrid previamente a su nombramiento como viceconsejero en 2004.

López Viejo, que fue consejero con Esperanza Aguirre de presidenta, se enfrenta a 46 años de prisión por haber concedido a Correa la organización de unos 400 actos de la Comunidad de Madrid entre 2004 y 2008, por los que supuestamente cobró 472.465 euros en comisiones en metálico y en especie.

Según la investigación, daba instrucciones a la trama sobre cómo había que facturar los eventos, por qué cantidades -normalmente inferiores a 12.000 euros para eludir los controles administrativos- y a nombre de qué consejería u organismo se emitiría la factura.

Pero López Viejo ha negado que fuese él quien diera esta instrucción y, en relación a una adjudicación a Correa para organizar un homenaje relacionado con el 11M que se fraccionó en otros 14 contratos menores, ha aseverado: «Yo no soy quien dice que se tiene que proceder a convertir esa factura en otras de menos dinero».

El fraccionamiento de contratos es, según el acusado, algo que «ha preocupado mucho» a la Fiscalía -con quien se está mostrando especialmente discrepante en el juicio-, pero no lo introdujo él.

«Cuando uno se incorpora a un gobierno en marcha, funcionando, que tiene su manera de proceder, lo que haces es continuar con el sistema instaurado», se ha justificado.

Otros acusados como el considerado número dos de la trama, Pablo Crespo, han reconocido también a lo largo de sus declaraciones que la Comunidad fraccionaba facturas a través de varias firmas del grupo Correa e incluso la administradora de varias empresas de la trama Gürtel, Isabel Jordán, llegó a decir que era «el pan de cada día» en el gobierno regional.

La aclaración temporal

Además, López Viejo ha afirmado que la Comunidad ya colaboraba con empresas del líder de la trama con anterioridad a que en 2004 él ocupase el cargo de viceconsejero de Presidencia en el gobierno regional. «Es una pregunta muy interesante que le agradezco que me haga porque me permite poner en situación y al tribunal no le va a venir mal. Cuando me incorporo a la Viceconsejería de Presidencia, las empresas de Correa ya estaban trabajando para la Comunidad de Madrid y esto es algo que se ha omitido durante el proceso y es relevante», ha especificado.

Aunque ha negado que él tuviera capacidad para contratar, la fiscal le ha mostrado una orden de Vicepresidencia de 2004, cuando este departamento lo dirigía Ignacio González, por la que se le autorizaba a hacerlo en contratos de entre 100.000 y 300.000 euros.

«Si tenía que contratar, contrataba», ha reconocido entonces para escudarse luego en que esas contrataciones siempre estaban avaladas por los servicios técnicos.

«No hay ningún tipo de contratación directa o extraña en la medida que los expedientes vienen configurados por la Intervención, el secretario general técnico y los directores generales (…) No verá nunca un expediente en el que aparezca yo solo», ha dicho