La gestora del PSOE ha pedido hoy al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que ante las primeras medidas adoptadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, salga en defensa de México y promueva una cumbre de la UE para fijar una postura común ante el cambio de rumbo en la Casa Blanca.

En un comunicado, la dirección interina del PSOE subraya que EEUU «no puede volver a los tristes tiempos de los planteamientos aislacionistas y proteccionistas» y que su presidente «no puede dar un trato que no sea el de igual a igual» a todos los socios europeos. Por ello, exige a Rajoy que pida formalmente en Bruselas la convocatoria de una cumbre extraordinaria de los líderes de la UE para analizar los retos que plantea la nueva administración de Trump. «España debe trabajar para ayudar a que los Estados Unidos comprendan que el entendimiento y el diálogo, en lugar del desprecio y las amenazas, con sus vecinos y aliados va en su propio interés, en el interés de toda la comunidad internacional», asegura la gestora.

El PSOE advierte a Trump que «no va a consentir trato de desprecio a ningún país amigo de España»

El PSOE advierte al nuevo presidente estadounidense que «no va a consentir trato de desprecio a ningún país amigo de España y de la UE, empezando por México», ante su idea de seguir construyendo un muro para separar ambos países. Por ello, pide también a Rajoy que salga «enérgicamente en defensa» de México y de sus ciudadanos y solicite la celebración de una cumbre iberoamericana para abordar «de forma conjunta» la nueva política de Trump hacia México.

El presidente de la gestora, Javier Fernández, se ha puesto en contacto hoy con la embajadora de México en España, Roberta Lajous, para expresar la solidaridad del PSOE y el apoyo al pueblo mexicano, al que Trump pretende cargar el coste de la construcción del muro fronterizo.

La dirección provisional del PSOE remarca que México es «país amigo y aliado histórico de España, que siempre ha sido solidario con los españoles», también en momentos difíciles como en la guerra civil. Los socialistas advierten de que «no hay lugar para un trato y una relación que no sea respetuoso y de igual a igual». Añade que EEUU «no ha dejado nunca de gestionar sus fronteras y establecer un alto nivel de exigencia en sus relaciones comerciales y de cualquier tipo» y el resto de países «ha respetado siempre sus intereses».

El PSOE considera que los primeros días de Trump en la Casa Blanca evidencian «un cambio radical en la política interior y exterior norteamericana». Según los socialistas, sería un «grave error» que EEUU «se aísle», que «retroceda a los tiempos de las guerras comerciales y de aranceles» y olvide «sus responsabilidades con la comunidad internacional y el multilateralismo». «Hacer creer de nuevo al pueblo norteamericano que todos sus problemas son producto de un supuesto enemigo exterior es torticero e injusto, además de inútil para gestionar los problemas propios y del mundo», reprocha a Trump.

La gestora sostiene que EEUU tiene «una trayectoria y una responsabilidad histórica con su pueblo y con la comunidad internacional» en defensa de la legalidad internacional. Por ello, dice tener «plena confianza» en la fortaleza de las instituciones democráticas norteamericanas, que «sabrán ejercer control, de acuerdo a su Constitución y a sus leyes, como siempre han hecho, sobre su presidente».

Los socialistas aseguran que van a defender la democracia, el diálogo, la tolerancia y los derechos humanos «desde el respeto mutuo, al tiempo que ofrece a Trump «ayuda y colaboración» para abordar los retos pendientes.