“No son huesos, son personas”. La frase la ha pronunciado hoy Francisco Etxeberria, el prestigioso forense vasco, responsable de la sociedad Aranzadi, bajo cuya dirección se ha inaugurado hoy en Euskadi el primer columbario dedicado a víctimas de la Guerra Civil y que ha contado con el respaldo de todos los partidos políticos, desde el PP hasta la izquierda abertzale. Ubicado en Elgoibar (Guipúzcoa) acoge los restos de 27 personas, la mayoría de ellas sin identificar, y que han sido recuperados por diversas organizaciones en favor de la memoria histórica y con el respaldo de instituciones como el Gobierno vasco y la sociedad Aranzadi a lo largo de los últimos años. Bautizado como el ‘Columbario de la Dignidad’ está presidido por una escultura de Ignacio Arregi y pocos metros del cementerio Olaso de la localidad guipuzcoana.

Ante él familiares y responsables políticos han honrado a las víctimas con una ofrenda floral y un ‘aurresku de honor’ antes de depositar sus restos en los nichos del columbario. Depositados en pequeñas urnas, sobre la mayoría de los restos tan sólo se incluían referencias al lugar en el que fueron localizados. Restos que han sido encontrados en diversas fosas comunes dispersas por todo el País Vasco en el marco del proceso de investigación impulsado por el Ejecutivo de Iñigo Urkullu en 2015 y que tiene como objetivo la localización de restos de víctimas de la Guerra Civil española. Para ello se ha constituido un equipo de investigación, en colaboración con la Sociedad Aranzado, que investiga posibles emplazamientos donde se sospecha que puede haber personas enterradas, víctimas de la guerra civil.

El ‘Columbario de la Dignidad’ alberga los restos de 27 víctimas de la Guerra Civil, la mayoría sin identificar

En el acto de inauguración del ‘Columbario de la Dignidad’ Urkullu ha proclamado “solemnemente” que las víctimas cuyos restos hoy se depositaban fueron víctimas de una “injusticia criminal” que debe ser reparada con actos como el celebrado hoy en Elgoibar. “El tiempo del silencio y la oscuridad ha terminado”, ha proclamado. El lehendakari ha destacado el valor que tiene la presencia de todas las sensibilidades políticas en un acto de estas características, por ser “el mejor reconocimiento y reparación” hacia la memoria de las víctimas y “que debemos dignificar”. “Representa la búsqueda de lo que nos une, por encima de lo que nos divide”, ha apuntado el lehendakari, “nuestra unidad es el mejor reconocimiento y reparación que podemos ofrecer a su memoria”, ha agregado.

Los restos han sido localizados en los últimos años gracias a los trabajos de investigación que, dirigidos por el forense Paco Etxeberria, se han venido llevando a cabo en el País Vasco. Los restos de las 27 personas que hoy han ocupado los primeros nichos del columbario, con capacidad para albergar los restos de hasta 60 personas, fueron localizados en una docena de municipios vascos siguiendo las indicaciones de familiares, testigos o historiadores. Desde 2015 los trabajos de investigación se han llevado a cabo tras denuncias presentadas por ciudadanos anónimos, familiares o amigos de posibles víctimas de la contienda y que tras una fase de investigación en algunos casos han concluido en exhumación de restos.

El “derecho y el deber” a la memoria

Urkullu ha destacado que gestos como los realizados hoy deben suponer una “prioridad ética, humana y democrática” ante el sufrimiento padecido por las familias de personas desaparecidas en la Guerra Civil, cuya espera para ver reconocida su memoria ha sido “especialmente duro”. Ha recordado que se ha prolongado en exceso en el tiempo, y sobre todo acompañado de una gran incertidumbre. Ha confiado que con acciones como las llevadas a cabo hoy en Elgoibar se pueda “aliviar y reparar la necesidad de verdad, justicia y reparación”. En su intervención ha reiterado que los restos que se depositan son los de “seres humanos que tenían su proyecto vital, familia e ideales”: “Recordamos y honramos a todas y cada una de estas personas. Queremos otorgarles y reconocerles el lugar que merecen en la memoria democrática de nuestro País. Honrando su memoria recordamos, también, a todas las personas desaparecidas en defensa de las libertades y la democracia en la Guerra civil”.

Urkullu: “Son seres humanos que tenían un proyecto vital, familia e ideales”

El lehendakari se ha comprometido a continuar trabajando y colaborando “para tratar de encontrar, identificar y ofrecer a cada persona el reconocimiento que merece como víctima de la injusticia de la desaparición forzosa”.

En el acto han participado desde el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, hasta el dirigente de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi –natural de Elgoibar- y el representante del Partido Popular vasco, Carmelo Barrio o la representante de Podemos, Pili Zabala. En el acto celebrado hoy, el forense Francisco Etxebarria ha señalado que las víctimas de aquella contienda tienen derecho a una memoria “y la sociedad tiene el deber de esa memoria”.