El ex secretario general del Partido Socialista, Pedro Sánchez, ha asegurado que si no gana las primarias del partido abandonará la política. «Si pierdo, me retiro de la vida política y me voy a ganarme la vida, como cualquiera», ha afirmado.

Sánchez, que confirmó que presentaría batalla en un acto en Dos Hermanas, ha recordado a los militantes socialistas que «sólo hay dos opciones: o el continuismo de la derecha o el cambio». También aprovecha, en una entrevista con el diario 20 minutos, para lanzar un dardo a la gestora que ahora rige el partido, a la que acusa de «rebasar todos los límites temporales y todas sus funciones; en términos políticos y en términos de organización».

Esas primarias para ocupar el puesto de secretario general en Ferraz tendrán, previsiblemente, tres candidatos: Patxi López, Susana Díaz y el propio Sánchez.

El ex candidato a la presidencia del Gobierno también ha recordado el famoso Comité Federal del PSOE que acabó con su dimisión en octubre, y ha dicho que «tenemos que aprender todos, y desde luego yo también». «Es evidente que la Gestora impulsó un modelo y un proyecto político» tras ese Comité que ahora «tiene que ser refrendado o no por la militancia en el Congreso».

Sobre esos comicios del partido, Sánchez ha asegurado que va a ser «el secretario general de todos y cada uno de los militantes. Ninguna candidatura puede integrar al Partido Socialista como lo puedo integrar yo, porque represento a buena parte de la militancia y de la dirigencia». «Serán las urnas las que unan al partido, será el voto de la militancia el que una al partido. Mi compromiso es que voy a exigir la lealtad si gano que me exigiré a mí mismo si pierdo».

Relación con Díaz

Sánchez también ha hablado de su relación con la presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y la ha calificado de «positiva en muchos aspectos políticos». «Siempre que ha necesitado a su ejecutiva federal y a su secretario general me ha tenido al lado», ha dicho, matizando que «desde el punto de vista del proyecto político y de la orientación que debe tener el Partido Socialista pues hemos tenido discrepancias. Y son las que se tienen que dirimir y se tienen que dilucidar y resolver en el próximo Congreso».

El candidato a las primarias del partido sí que ha reconocido que no habla con Díaz «desde el 1 de octubre» y ha explicado que considera «que fue leal con su secretario general» y que él fue «leal con ella».

En relación a Patxi López, Sánchez ha afirmado en esa entrevista en 20 minutos que siempre ha visto en él «a un compañero, una persona que me ha sido leal y ha contado con mi confianza, porque mi propuesta fue hacerle presidente del Congreso de los Diputados, desgraciadamente sólo por cinco meses. Cuenta con mi respeto y todo mi cariño», insistiendo en que no considera una traición la candidatura del ex lehendakari vasco.

Cercanía con Podemos

Sánchez ya ha manifestado la necesidad de que el PSOE se aleje del Partido Popular y acerque posturas con Podemos, aunque ha lanzado un nuevo dardo al secretario general de la formación morada.

«Si lidero el Partido Socialista respetaré la decisión de los militantes de Podemos y si eligen como líder a Iglesias, pues mi interlocutor sera él. Si hay alguien con legitimidad para reprochar cosas a Iglesias soy yo, porque hoy yo podría ser presidente del Gobierno y Rajoy sería historia si él se hubiera abstenido. Y no lo hizo».

Sobre la otra lista que concurrirá a Vistalegre II, la que liderará Íñigo Errejón, Sánchez ha reconocido que «no he leído sus posicionamientos políticos en profundidad. En lo oigo y leo en los medios, sí veo un posicionamiento más posibilista por parte de Errejón que de Iglesias».

Del mismo modo, ha criticado con dureza a Ciudadanos, por ser muleta del PP para formar Gobierno. «Como organización política se han quedado en tierra de nadie. Una organización que se presenta como fuerza del cambio y que acaba apoyando a Rajoy es de todo menos una fuerza del cambio», y ha sentenciado que el líder naranja, Albert Rivera, «no ha aportado nada al cambio».