La vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, reúne mañana en Moncloa a los delegados del Gobierno de toda España en plena escalada independentista. La última reunión del órgano de coordinación de los delegados fue en febrero de 2015, hace justo dos años, por lo que la de mañana tiene especial significación al producirse justo cuando se ha conocido la sentencia del Tribunal Constitucional respecto al referéndum independentista que la Generalitat quiere celebrar, a mucho tardar, en el mes de septiembre.

A la cita acudirá en primera fila el delegado en Cataluña, Enric Millo, «los ojos y las orejas» de la vicepresidenta en esta comunidad, una polémica definición que generó gran malestar en el PP catalán cuyo líder, Xavier García Albiol, reclamó del gobierno rentabilizar los frutos de la llamada «operación diálogo».

Es previsible que acompañen a la vicepresidenta el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, así como el secretario de Estado de Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro, que ha revalidado su puesto en la ejecutiva nacional del Partido Popular y que juega también un destacado papel en la nueva estrategia gubernamental respecto a Cataluña.

La vicepresidenta se ofrece a dialogar con todas las instituciones «que quieran trabajar por la estabilidad y moderación»

Sáenz de Santamaría reiteró ayer en los pasillos del Congreso su voluntad de «ir mucho por Cataluña, como otros miembros del Gobierno», cosa que hará este mismo lunes para participar en un acto de «El Periódico de Cataluña». Defiende la «número dos» del Gobierno la necesidad de «abrir nuestro marco a entendernos con todas las instituciones publicas y privadas que quieran trabajar por la estabilidad , por la moderación y por un modelo de crecimiento y empleo». No es la Generalitat el único interlocutor posible para Moncloa sino otras instancias municipales e instituciones «que quieren trabajar por la centralidad».

En esta cita de coordinación de delegados del Gobierno, con la que Moncloa quiere trasladar un mensaje de firmeza y unidad, se tratará además sobre otros asuntos que afectan a varios territorios como los daños causados por el último temporal y la ola de frío siberiano, y el pacto contra la violencia de genero que se acordó en la Conferencia de Presidentes del pasado 17 de enero.