Podemos atiende a su «responsabilidad institucional», pero muestra su disconformidad con la recepción del presidente de la República Argentina, Mauricio Macri, en el Congreso de los Diputados. La bancada del grupo Unidos Podemos ha asistido a la sesión en la Cámara, pero ha dedicado varios gestos al dirigente, al que han llegado a entregar una carta pidiendo una reunión con el dirigente para abordar la situación de la diputada argentina Milagro Sala, encarcelada hace un año.

Ya el martes la nueva portavoz de Podemos, Irene Montero, anunció su intención de acudir a la recepción pero rechazar la invitación a la cena de homenaje que tiene lugar esta noche. La nueva número dos del partido ha acudido este miércoles a la Cámara exhibiendo una camiseta en la que se podía leer «Libertad Milagro», y su grupo ha mostrado su rechazo tanto en el inicio de la sesión como el final.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Los diputados de Unidos Podemos se han puesto en pie junto al resto del hemiciclo pero han evitado aplaudir, y el diputado Diego Cañamero, desde la última bancada, exhibía en su ipad una imagen del papa Francisco en señal de protesta y una cita que atribuye al pontífice: «La principal amenaza es cuando uno piensa que se necesita tener plata para poder comprar todo».

Piden una reunión con el presidente para «recabar información» sobre la política detenida

El presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, y la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, protagonizaron la bienvenida oficial al Congreso de los Diputados, engalanado con una alfombra roja y una orquesta que puso en pie los himnos de ambos países. Tras la recepción, ha tenido lugar el saludo oficial a los ministros de Gobierno y a los miembros de la Mesa del Congreso y Junta de Portavoces. Ese momento ha sido aprovechado por Gloria Elizo y Marcelo Expósito, miembros de la Mesa Congreso y diputados de Unidos Podemos, para entregarle a Macri la carta de la que después se hacían eco en las redes sociales. Macri, al recibirla, se la ha dado directamente a uno de sus asistentes.

El documento, formado por 12 páginas, incluye una misiva de los dirigentes e incluye un dossier con denuncias de distintas asociaciones, así como unos emails en que distintos colectivos trasladaban a la formación sus quejas al respecto. «Aprovechamos su visita a este Congreso para solicitarle una reunión en algún momento de su visita oficial a nuestro país», señalaba la misiva, que aprovechaba para extender esta petición al embajador argentino en España, Ramón Puerta, «con el fin  de recabar de su parte la información que considere conveniente» sobre el caso de Milagro Sala.

Errejón reprocha al PP «ser como ellos»

Iñigo Errejón no tenía previsto intervenir en la sesión de control al Gobierno, pero finalmente ha sustituido al secretario Internacional de Podemos, Pablo Bustinduy, para tratar el tema del día. En su intervención ha reprochado al Ejecuivo ejercer «política exterior de partido», por la que «hace depender nuestros vínculos con la Casa Rosada con la afinidad política del que esté en cada caso».

Los diputados de Podemos, de pie sin aplaudir a Macri.

Los diputados de Podemos, de pie sin aplaudir a Macri. EFE

En este punto, ha llegado a comparar al presidente argentino con el PP: «Es evidente que el señor Macri es de los suyos», ha advertido, antes de enunciar algunas de las medidas encabezadas por el dirigente extranjero. «Es evidente que el señor Macri es de los suyos cuando en un año de gobierno ha aplicado un tarifazo en agua, gas y electricidad; cuando tiene ya un saldo de 200.000 despidos mientras sale en los papeles de Panamá».

El ex portavoz de la formación ha continuado en esta línea para denunciar en la sesión el encarcelamiento de la activista indígena argentina:
«Y es evidente que Macri es de los suyos cuando ha aplicado una política que asume que cuando hay más pobres en vez de combatir la pobreza hay que combatir a los pobres y por eso Milagro Sala lleva un año encarcelada», ha añadido.

Errejón, que poco después, en un momento del discurso de Macri, ha levantado la mano con el símbolo de victoria, también aprovechó para mandar un mensaje a los argentinos al final de su intervención: «Aguanten, no aflojen, que vamos a volver».

Macri resalta los «lazos de unión» con España

La visita de Estado del presidente de la República Argentina ha comenzado con una recepción del Rey Felipe IV y la Reina Leticia con los máximos honores, por tratarse de la primera visita de un mandatario del país sudamericano en ocho años. Los monarcas se han estrenado en estas relaciones bilaterales marcando estilo propio, y trasladando la recepción al Palacio Real, en lugar del Palacio Real de El Pardo, habitual en otras ocasiones.

Macri y su esposa, Juliana Awada, tal como marca el protocolo de visitas de Estado, han llegado al palacio en un Rolls Royce de Patrimonio Nacional. Por el mismo medio se han trasladado después al Congreso de los Diputados, en un gesto que también ha sido criticado por los diputados de la formación morada. El diputado por Cádiz Juan Antonio Delgado Ramos se hacía eco del coche oficial, señalando que era el «Rolls Royce del dictador Franco»; en un mensaje que era difundido por el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.

Tras la recepción en la Cámara baja, Ana Pastor, presidenta del Congreso, ha abierto la sesión en las Cortes con una intervención destacando que la visita del presidente argentino era una muestra de los profundos vínculos que unen a ambos países. Pastor ha recordado las palabras que pronunció en el hemiciclo en junio de 1984 Raúl Alfonsín, primer presidente argentino tras el desmantelamiento de la dictadura, cuando dijo que su país estaba construyendo «sin descanso y sin claudicaciones» su propio destino. «Más de treinta años después, Argentina ha mostrado la fortaleza del sistema democrático», ha resaltado la presidenta del Congreso.

El presidente argentino ha aprovechado su intervención para agradecer la recepción en la Cámara Baja y poniendo de relieve los lazos entre ambos países, recordando el exilio al que se vieron sometidos en años de represión: «Vinieron aquí muchos argentinos», ha destacado, reseñando la «recepción maravillosa» que recibieron. Una piedra de toque para Macri, que ha puesto sus esperanzas en las relaciones futuras: «No solo el pasado nos une sino que el futuro nos une». En este sentido, y pese a la ausencia de aplausos por una parte de la bancada, ha exclamado: «Me llevo en el corazón ese aplauso para el pueblo argentino». En ese mismo momento, Errejón se revolvía en su escaño y le dirigía un gesto a Macri: alzaba el brazo con el símbolo de la V, de victoria.