La decisión del Gobierno de presentar el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para este año ha movilizado al Gobierno en la búsqueda de apoyos. Necesita superar la barrera de 175 escaños que obtendría con el respaldo de Ciudadanos, Coalición Canaria y PNV. Para ello ha incorporado también en la ronda de negociaciones al partido de Artur Mas, el PDECat, esto es, la antigua Convergencia, según ha podido saber El Independiente de fuentes gubernamentales.

De hecho, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se reunió la semana pasada con el diputado catalán Ferran Bel para sondear la posibilidad de ese respaldo. El diálogo proseguirá. Cabe recordar que antes del giro independentista de Convergencia esta formación apuntaló las mayorías absolutas que permitieron a PP y PSOE indistintamente sacar adelante sus Presupuestos en los distintos gobiernos en minoría que han encabezado desde 1989. En todo caso, no deja de ser una opción casi a la desesperada si se tiene en cuenta que Cataluña no se ha sumado a la comisión de expertos que tratará sobre el nuevo modelo de financiación autonómica aunque sí lo ha hecho a la de Dependencia y a la del Mercado Único, que surgieron también de la Conferencia de Presidentes del 17 de enero a la que Carles Puigdemont no asistió.

Montoro se reunió la semana pasada con el diputado del PDECat Ferran Bel

La antigua Convergencia tiene ocho diputados en el Congreso, más que suficiente para superar la última votación presupuestaria. Con 175 votos Montoro solventaría el debate de enmiendas a la totalidad –eso sí, después de tres votaciones para romper el empate– y hasta de enmiendas parciales, pero no la votación final que da el plácet a las cuentas del Estado. Si consigue negociar alguna partida presupuestaria o enmienda parcial con los catalanes podría tener vía libre.

Mariano Rajoy ha incorporado el tema presupuestario en su listado de asuntos a negociar con la Generalitat. Lo hizo el lunes desde Málaga en rueda de prensa tras participar en la cumbre hispanofrancesa y lo volvió a hacer ayer en los pasillos del Congreso cuando fue interrogado sobre su cita secreta con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. «Quiero hablar de los Presupuestos, de las inversiones, de las infraestructuras… quiero que todos hagamos un esfuerzo para recuperar la cohesión interna», dijo.

Rajoy ha incorporado la cuestión presupuestaria al listado de temas que negociar con la Generalitat

El ministro también está negociando con el PSOE, aunque los populares destacan las dificultades de diálogo «con un partido que carece de interlocutor claro», sometido en breve a unas primarias y un congreso federal que supondrá un cambio drástico de portavoces en el Parlamento y de línea política según quién gane, esto es, Patxi López, Pedro Sánchez o Susana Díaz, que todavía no ha formalizado su candidatura.

El objetivo de Montoro es que el Consejo de Ministros apruebe los Presupuestos a finales de marzo para llevarlos a la Cámara en abril, en plena precampaña de primarias socialistas, lo que dificulta la abstención del PSOE la objeto de romper el empate. Si se ha incorporado en la ecuación a los hoy independentistas de la extinta Convergencia «es porque lo lógico es que se negociara antes con los grupos que permitieron aprobar el techo de gasto», explicaron fuentes de Moncloa.

Guiños a los convergentes

A pesar de que el PDECat tiene a su portavoz parlamentario, Francesc Homs, imputado por la consulta del 9-N, no ha dejado de haber guiños en los últimos tiempos. Ayer mismo se votó la composición de la comisión de Secretos Oficiales de la Cámara Baja, a la que han incorporado, con el apoyo del PP, al diputado convergente Jordi Xuclá. En puridad, no le hubiera correspondido un asiento en esta comisión al no tener Grupo propio. Asimismo, los populares no ven con desagrado que los ocho diputados de PDECat se organicen como una agrupación parlamentaria que les permita salir del Mixto y tener más participación en el pleno y en las comisiones.

El ministro de Hacienda citó el martes a la dirección del Grupo Popular para explicarles la decisión de presentar los PGE

A Montoro también le ha tocado hacer pedagogía interna. Este martes por la tarde se reunió con la dirección del Grupo Parlamentario en el Congreso y con los miembros populares de la Comisión de Presupuestos para explicarles la decisión de llevar a la Cámara un proyecto de ley con las Cuentas del Estado. La opinión mayoritaria del Grupo era no presentar los PGE para 2017 sin garantías de que salieran adelante y comenzar a hablar de los del año que viene, cuando, entre otras cosas, ya esté clarificado el panorama en el PSOE.

El ministro les explicó sin embargo que «es obligación del Gobierno elaborar y presentar un texto», independientemente de sus garantías de éxito y aún a sabiendas «de que es muy duro que te los tiren abajo en el primer año de legislatura», explicaron fuentes parlamentarias a El Independiente. Asimismo, se ofreció a trasladarles una serie de argumentarios sobre los grandes números de ingreso y gasto.

Arrancan así unas semanas frenéticas de negociaciones de resultado aún muy incierto.