El ex número dos de la Policía Nacional Eugenio Pino consiguió sacar de quicio a toda la Sala el pasado 16 de febrero durante su comparecencia ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata para tratar de aclarar el origen y el contenido del pendrive que la Policía utilizó como base para elaborar algunos informes apartados del resto de la instrucción del caso Pujol, con el objetivo de evitar una posible contaminación de la causa si su procedencia fuera ilícita.

El magistrado del Juzgado Central de Instrucción 5 llamó la atención una y otra vez, en ocasiones en tono visiblemente molesto, sobre las incongruencias en las que incurrió Pino durante su comparecencia en calidad de testigo, como ex Director Adjunto Operativo (DAO), y por la diferencia entre lo que allí expuso y lo que había plasmado por escrito en un informe remitido al juez, sobre este mismo tema, el pasado 3 de noviembre.

Buena parte del interrogatorio, que se extendió durante 1 hora y 40 minutos y al que ha tenido acceso El Independiente, giró en torno al origen exacto de la información contenida en el lápiz de memoria que, según Pino, le entregó el entonces responsable de la Unidad de Asuntos Internos, Marcelino Martín-Blas. Sin embargo, Pino aseguró no poder aclarar su origen porque ni siquiera había accedido a su contenido debido a que el dispositivo, que trataron de abrir en el ordenador del ex DAO, estaba encriptado y ninguno de los dos tenía los conocimientos suficientes para descifrarlo. «Somos bastante legos en informática», justificó durante el interrogatorio al que lo sometió uno de los abogados de la defensa.

¿A quién ordenó entregar el ‘pendrive’?

Fue entonces cuando, según Pino, dio orden a Martín-Blas de hacer entrega del dispositivo al Centro Nacional de Inteligencia (CNI), a la Comisaría General de Información, a la Comisaría General de la Policía Judicial -de la que depende la UDEF- y a la Fiscalía Anticorrupción. En este punto, sin embargo, el juez De la Mata recuerda a Pino que en su escrito del 3 de noviembre no mencionaba en ningún caso al Ministerio Público.

De la Mata: Usted ha manifestado que le indicó que diera copias al CNI, Comisaría General de Información, Comisaría General de la Policía Judicial y a la Fiscalía. En su escrito, sin embargo, no hace referencia a la Fiscalía. ¿Por qué la menciona ahora?

Pino: Porque me he enterado después. Me he enterado después por el inspector jefe Bonifacio [Díez Sevillano], que era compañero de Marcelino.

DLM: Se ha enterado usted ahora de que usted mismo dio órdenes de que se diera a la Fiscalía.

P: Sí.

DLM: Es difícil de comprender.

P: No, no, vamos a ver. Es difícil de comprender, efectivamente. Yo he dicho antes, yo no sé si a pesar de haber dicho que se le diera al CNI, se le dio. A la CGI se le dio, y dije que se diera cuenta a la Fiscalía. No lo he mencionado en el escrito, pero a la Fiscalía siempre se le da cuenta, además creo que sé hasta el fiscal, el señor Grinda.

Método 3

Los intercambios que terminan por no conducir a ninguna parte son una constante durante todo el interrogatorio, en especial en lo referido a la fuente original de la información contenida en el dispositivo informático. En su escrito dirigido al juez el 3 de noviembre, Pino señalaba sin ambages que, a raíz de unas actuaciones encargadas a Marcelino Martín-Blas, y según le informó este mismo, se dio origen «a una colaboración/información voluntaria de dos agentes-detectives de la Agencia de Investigación Método 3», que después se identificarían como Julián Peribáñez y Antonio Tamarit, al que Pino recordaba por la similitud de su apellido «con el de un mago».

Más concretamente, Pino aseguró entonces que «fruto de esa colaboración», y según lo que le explicó Martín-Blas, «aquellos le entregaron un dispositivo USB, concretamente un pendrive, que al parecer contenía información sobre ciertas actividades de dudosa legalidad».

En este contexto, se produce uno de los primeros intercambios que consiguen trastocar la tranquilidad del juez:

DLM: ¿Cuál fue el objeto de esta colaboración?

P: He dicho que es una investigación que está sometida en estos momentos seguramente a la propia investigación y si usted quiere la revelo, pero creo que no va a ninguna parte.

DLM: Pero no tiene nada que ver con esta causa.

P: No tiene nada que ver con esta causa.

DLM: En lo que estas personas iban a colaborar en esta causa, ¿cuál es el objeto de esta colaboración?

P: Buscar un domicilio.

DLM: En relación con esta causa.

P: No, no, con otra causa.

DLM: No, con otra no, en relación con esta causa.

P: Con esta causa, no. Exactamente la causa no la conozco, aunque le parezca mentira, yo la causa no la conozco y no sé qué es lo que se trata en este tema.

DLM: Entonces, cuando usted manifiesta en su documento que esta actuación dio origen a una colaboración/información voluntaria de dos agentes-detectives de la Agencia de Investigación Método 3, ¿a qué se está refiriendo, si no es a esta causa?

P: A buscar concretamente un domicilio en el extranjero de un señor, concretamente de los Pujol.

El papel de la agencia de detectives en la obtención de la información monopoliza el interrogatorio, por la gran diferencia entre la claridad con la que Pino atribuía a dos detectives de esta empresa el origen de la información en su escrito y las evasivas con las que esquiva al juez continuamente durante el interrogatorio.

Los ‘adornos’

En un momento dado, Pino llega a decir que la finalidad del escrito remitido al juzgado es reflejar que el pendrive se lo entrega Martín-Blas y que él, luego, lo «adorna» con la figura de los detectives aunque reconoce que «pueden ser ellos los que le den la información, pero no lo tengo seguro».

A partir de ese momento, el juez De la Mata desconfía cada vez más de la declaración del ex DAO de la Policía Nacional, llegando a manifestar en reiteradas ocasiones su «sorpresa» por el hecho de que Pino nunca cuestionase a Martín-Blas por el origen de la información. Posteriormente, una de las fiscales de la causa llega incluso a mostrarse «desconcertada» por este mismo motivo, así como por la diferencia radical entre las versiones, sobre el mismo proceso, aportadas por unos y otros.

El juez mostró ‘sorpresa’ por la pasividad de Pino y una de las fiscales se definió ‘desconcertada’

Pino, durante su comparecencia, no arroja luz en ningún momento y llega a desacreditar su propio escrito, asegurando que mucho de lo que en él se plasmaba (como la referencia a que el pendrive contiene información sobre el general Del Olmo, ex director del CNI, o el hermano de Alfredo Pérez Rubalcaba) se debe a «una mala redacción». En un momento dado, el ex director operativo de la Policía califica su propio testimonio como «recuerdos no programados ni archivados en mi cerebro» para justificar la falta de concreción en los datos, las fechas y las personas a las que se refiere.

A preguntas del abogado del Estado, el ex número dos de la Policía reconoce que en su escrito hay «cosas imprecisas» que podrían matizarse por «imprecisión», al tiempo que niega que su intención al aportarlo al juez De la Mata fuera tratar de incriminar a Martín-Blas. «Ha sido íntimo amigo de Marcelino y ahora no. En aquella época era un hombre de mi máxima confianza y ahora no lo es», responde Pino, que dijo que su única intención es que hubiera «claridad» para que se conozca de dónde salió el lápiz de memoria.

‘Imaginación poderosa’

Precisamente es la falta de claridad lo que termina por desesperar al magistrado del Juzgado Central de Instrucción 5, que acaba manteniendo un repetitivo intercambio con el interrogado durante más de tres minutos y medio, en los que trata de aclarar a qué se refiere Pino cuando afirma que la información del pendrive «es» o «procede» de Método 3. Tras cuestionarle si los verbos hacen referencia a que los datos los aportan empleados de Método 3, se obtienen en un registro, son robados o cualquier otra opción posible, Pino se limita a confiar en su intuición, e incluso en su «imaginación poderosa», para terminar concediendo que «ignora» las circunstancias concretas de la obtención.

DLM: Cuando dice, «será de Método 3», ¿qué quiere decir con esto?

P: Que no puedo afirmarlo al 100%.

DLM: Que los documentos estaban allí en un ordenador y fuimos allí y los copiamos, que los documentos se obtuvieron del registro de Método 3, que los documentos los entregó alguna persona que alguna vez trabajó en Método 3, que un ladrón entró, robó en Método 3 y entonces consiguió los documentos… Como usted comprenderá, obvio, lo que se dice obvio, hay pocas cosas. Entonces, de las diferentes posibilidades que le he planteado o de otras posibles alternativas, cuando usted dice con la rotundidad con la que lo ha manifestado ahora que la información viene de Método 3 y esa es la cadena, explíqueme qué quiere decir con esto.

P: Quiero decir que si Marcelino está haciendo el asunto de Método 3 y me viene con un ‘pendrive’ entiendo que es Método 3. Yo se lo devuelvo a Marcelino y le digo…

DLM: Insisto. Si usted dice «entiendo que es Método 3», con esas palabras, ¿qué quiere decir?

P: En un gran porcentaje, Método 3. Altísimo porcentaje. Sin poder decir que es la verdad absoluta.

DLM: Muy bien. Si usted dice que en un alto porcentaje es Método 3, con las palabras «es Método 3», ¿qué quiere decir?

P: He buscado una precisión en la lengua castellana.

DLM: No, no es ninguna precisión. Le voy a plantear diferentes posibilidades.

P: Sí. A ver.

DLM: Que Método 3 fuera a la DAO a verle a usted y le entregara los documentos. Que Método 3 sufriera un registro y parte de ese registro fueran estos documentos. Que los documentos de Método 3 se perdieron y aparecieron por una nube. Que alguien robó los documentos de Método 3. Con eso podría continuar hasta 550 posibilidades al menos, eh. Cuando usted dice «es Método 3» una y otra vez… ¿Qué quiere decir?

P: Quiero decir que a mí Marcelino no me cuenta absolutamente nada más. Me dice: me han dado esto. Entiendo, mi imaginación poderosa como policía, que es Método 3. Pero si ahora me dice usted: ¿Lo jura ante la Biblia? Yo diré que no lo sé.

DLM: Mire, deber ser que… Se lo voy a plantear otra vez. Cuando usted dice que «es Método 3», qué quiere decir con eso. Que los documentos venían de los ordenadores, que se los robaron, que los detectives los consiguieron allí de alguna manera…

P: Si ya le he dicho que no lo sé.

DLM: Que el director de Método 3 fue a ver a Marcelino y se los dio…

P: Lo ignoro, señoría.

DLM: Entonces por qué dice que «es Método 3», ¿qué quiere decir con eso?

P: Pues que venía de Método 3. Es una terminología policial, que quizá no sea precisa en el ambiente jurídico. Que debería venir de Método 3. Es posible que viniera de Método 3.

DLM: Se lo planteo de otra manera. Lo que usted quiere decir entonces, para ver si lo he comprendido, ¿es que esos documentos procedían de la empresa Método 3, y de los ordenadores y las carpetas que allí estaban?

P: Voy a ser preciso. Fuente de origen: Método 3.

DLM: ¿Eso quiere decir eso?

P: Fuente de origen. El origen Método 3.

DLM: ¿Cuando dice el origen Método 3 quiere decir, insisto una vez más, que es que esos documentos originalmente estaban en los ordenadores de Método 3?

P: Exactamente, originalmente son de Método 3. En el origen, están en Método 3.

El DAO y la «sapiencia infinita»

No menos incisivo fue el interrogatorio al que sometió a Eugenio Pino el abogado Cristóbal Martell, al frente de la defensa jurídica de varios de los integrantes de la familia Pujol. El letrado canario afincado en Barcelona arrancó las preguntas interesándose por la expresión «bases de datos de Inteligencia policial» contenida en uno de los informes incorporado a la pieza separada en la que se investiga el pendrive.

CM: Me voy a referir a una expresión utilizada en el informe 9842, que se incorporó a la pieza separada, concepto sobre el que le preguntaré: ‘Bases de datos de Inteligencia policial’, donde se dice que está ubicado este cedé. ¿Cuáles son los criterios para incorporar unos datos a esta llamada Base de Inteligencia policial?

P: No sé. Esa palabra no la he puesto y no sé de qué van. La Policía Judicial actúan de una manera e Información de otra manera distinta. Bases de datos de Inteligencia policial son aquellas que no tienen definido el origen.

CM: Aquí está muy definido el origen porque se alude como origen a unas diligencias previas tramitadas en un juzgado concreto…

P: Entonces no me pregunte a mí. La persona que ha hecho eso es la que tendrá que responder a qué se refiere.

CM: Pero usted ha sido DAO…

P: La DAO no da la sapiencia infinita.

Entradas y registros

Martell trató de conocer por boca de Pino si Martín-Blas le comentó el «alcance» y las derivadas de las entradas y registros que se practicaron en las oficinas de Método 3. «La Policía hace mil registros al día y no me cuentan absolutamente nada de estas cosas. Y si me las cuentan, las he olvidado por completo», zanjó.

En un momento determinado, el juez declaró impertinente varias de las preguntas formuladas por Martell al testigo sobre los citados registros en las dependencias de la agencia de detectives al no tener relación con el contenido de lo que se investiga en esta pieza separada, lo que motivó que el abogado formulara «respetuosa protesta».

El letrado de los Pujol trató de escuchar si, a la vista de que podía ser un elemento probatorio y atendiendo a la exigencia jurisprudencial en torno a la cadena de custodia, no debería haber quedado rastro por registro de las manos por las que pasaba el citado dispositivo informático.

P: Venía de unas manos y se pone en las mismas manos. Pregunte a este señor si registró o no.

CM: Pero conforme a las instrucciones de la DAO, ¿algo como esto no debe dejar un rastro por registro precisamente para preservar la cadena de custodia en términos de exigencia jurisprudencial?

P: El señor Marcelino Martín-Blas era policía judicial como yo. Tiene su correspondiente libros de registro. ¿Usted quiere que yo en un registro hiciera un escrito sobre la cadena de custodia? No, no funcionamos así. Lo siento. Habrá que modificar el procedimiento.

CM: Pero conforme a sus instrucciones, si no hubiera registrado estos envíos Martín-Blas…

P: Pues seguramente Martín-Blas lo registró. Pregúntele a él.

CM: En función de la naturaleza de la cosa…

P: En función de la naturaleza o de lo que sea, pero es que no funcionamos así. Esto es un cuerpo jerarquizado, donde el subordinado obedece al superior.

La casa de la Cerdaña

Tampoco dejó pasar Martell la comparecencia de Eugenio Pino para preguntarle si la Policía investigó el domicilio de Jordi Pujol Ferrusola en la Cerdaña. El antiguo mando policial lo reconoció.

P: No un domicilio, una casa.

CM: ¿Qué dificultad tenía aquella casa que aparece en su Declaración de Patrimonio, en el Registro de la Propiedad y que está a su nombre?

P: Una serie de cuestiones que están en un informe secreto que en su día Su Señoría puede requerir.