El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha criticado con dureza la inacción del Partido Popular con la corrupción, y más concretamente con las seis medidas que ha impulsado la formación naranja y a que los populares se comprometieron a cumplir. Por este motivo, ha avanzado en el programa Espejo Público que su grupo ya ha iniciado los contactos con PSOE y Podemos, con los que se reunirá la próxima semana para tratar de impulsar las medidas que el PP más se resiste a cumplir. Esto es, la limitación de mandatos del presidente del Gobierno y el fin de los aforamientos. «El PP no puede bloquear las medidas porque no tiene mayoría absoluta, algo de lo que todavía no se han enterado, ha señalado Rivera.

Rivera, que se ha mostrado duro con sus aliados en el Gobierno, también ha pedido una reforma exprés sobre los aforamientos. «Podemos debería estar con nosotros para esto, se puede construir una mayoría. En apenas 15 días se puede hacer una reforma muy rápida. En la sociedad hay unanimidad sobre el fin de los aforamientos», ha explicado.

En este sentido, el presidente de la formación naranja ha puesto de ejemplo a Murcia -donde hoy se reúnen el portavoz de su partido con el presidente de la región para pedir su dimisión por su imputación el caso Auditorio– para defender el fin de los aforamientos. «No creo que haya un solo votante del Partido Popular que no quiera suprimir los aforamientos. Qué no sabrá Pedro Antonio Sánchez sobre la financiación irregular del partido o sobre Mariano Rajoy para que le mantengan en el cargo, para que sea inamovible», ha afirmado el líder de Ciudadanos.

Rivera ha insistido en que en esa reunión pedirá al dirigente popular un candidato alternativo para gobernar la región pese a la resistencia que está mostrando para dejar su cargo: «¿No hay otro presidente para Murcia que no esté imputado?». Si Sánchez se enroca después de la reunión de hoy, Rivera ha advertido de que su partido no descarta ninguna opción.

Críticas a la justicia

También ha criticado la gestión que hace el PP de la Justicia, sobre todo después de las palabras del actual Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, y el reparto de puestos que ha realizado. «La Fiscalía depende del Gobierno, y eso es lo preocupante. Las interferencias en jueces y magistrados no deberían existir. Incluso el ministro de Justicia, Rafael Catalá, se metió con las actuaciones de jueces», ha dicho Rivera, señalando que «es difícil creer en la independencia y más tras ver como PP y PSOE se han repartido los sillones en el Constitucional.

Rivera también ha hecho referencia al caso Palau, en el que los principales acusados son Félix Millet y Jordi Montull. La vista oral del juicio se abrió este miércoles en la Audiencia Nacional, aunque el líder de Ciudadanos ha quitado importancia al papel de Millet, alegando que «el capo no era Millet, el epicentro eran los Pujol y la mafia del 3% de Convergencia. No sé si la televisión pública de Cataluña cubrirá con el mismo interés este proceso que el juicio del 9N».

Del mismo modo, ha tenido palabras para la desconexión unilateral exprés que quiere poner en marcha el Parlament de Cataluña. «Es muy grave. Están rompiendo las reglas y saltándose la Constitución», ha dicho Rivera, advirtiendo que «el separatismo está agotado. Llevan años con el este año sí y lo que tienen son procesos judiciales, recortes… El proceso está agotado y ellos lo saben, por eso intentan acelerar al máximo los tiempos».