El fiscal ha solicitado el sobreseimiento de las actuaciones que se siguen contra el comisario ya jubilado José Manuel Villarejo en la pieza del caso del Pequeño Nicolás en la que se investiga la grabación y difusión de la reunión que mantuvieron tres policías con agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) el 20 de octubre de 2014.

En un escrito fechado el pasado 22 de febrero, el fiscal Alfonso San Román accede a la petición que la defensa de Villarejo formalizó el pasado 7 de diciembre e insta al titular del Juzgado de Instrucción 2 de Madrid, Arturo Zamarriego, a que “agilice” la investigación de todas las piezas separadas que forman parte de esta causa.

El fiscal se muestra en contra de abrir una nueva investigación sobre los correos de Martín-Blas

El representante del Ministerio Público justifica su petición de archivo respecto al comisario ya retirado ante la “imposibilidad técnica” de que la grabación se hubiera llevado a cabo como mantiene la comisión judicial que realiza las pesquisas los hechos por orden de Zamarriego y después de que el CNI se haya negado a facilitar la identidad de los agentes que asistieron a la reunión objeto de la “ilícita grabación”.

San Román insiste en que todos los informes que constan en las actuaciones “no hacen sino confirmar” su conclusión de que el teléfono del comisario Marcelino Martín-Blas -el mando que dirige la comisión judicial, pese a ser uno de los presentes en la reunión que se investiga- “no contiene aplicaciones maliciosas”.

Con todo, el fiscal indica que, antes de que se decida el sobreseimiento respecto a Villarejo, el instructor “deberá finalizar” la tramitación de una subpieza declarada secreta en la que supuestamente se investigan los correos electrónicos cruzados entre mandos policiales y varios periodistas. Los argumentos de San Román son extrapolables a otros imputados.

El Ministerio Público insta al juez a agilizar la instrucción de todas las piezas abiertas

El fiscal también se muestra en contra de que, a estas alturas de la instrucción, se abra una nueva línea de investigación consistente en la extracción de los mensajes de las cuatro cuentas de correo de Google que Martín-Blas utilizaba desde su teléfono corporativo, después de que el análisis de la sección de acústica forense de la Policía Científica concluyera que la grabación había sido “capturada y transmitida de forma simultánea a través de un canal telefónico”.

“Carece, por tanto, de utilidad conocer el contenido de correos electrónicos del comisario Sr. Martín-Blas. El fiscal ya ha informado del carácter prospectivo de parte de la investigación desarrollada en esta pieza. La diligencia propuesta carece de utilidad y es prospectiva, por lo cual el fiscal se opone a su práctica”, argumenta.

En otro informe, fechado el 22 de febrero, San Román insta al instructor a dar el “debido impulso procesal” a las peticiones de nulidades todavía no resueltas concentradas en otra pieza separada dado que “afectan a derechos fundamentales de los investigados”.