El comisario Marcelino Martín-Blas ha pedido al juez que instruye el caso del Pequeño Nicolás, Arturo Zamarriego, que le aparte de la comisión judicial que él mismo dirige para poder personarse en la causa y acusar -entre otros- al ex Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Nacional Eugenio Pino y al comisario ya retirado José Villarejo. El mando solicita que, además de otras nueve personas, ambos policías jubilados declaren como investigados y mantengan un careo entre ellos.

Así consta en sendos escritos, a los que ha tenido acceso Efe, remitidos al Juzgado de Instrucción 2 de Madrid por el que era jefe de ola Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional cuando se detuvo a Francisco Nicolás Gómez Iglesias en octubre de 2014 y que, en abril de 2015, el magistrado Zamarriego puso al frente de la comisión judicial que le ayuda en las pesquisas para esclarecer los hechos.

El comisario, que alcanzará la edad de jubilación en la primera quincena de abril, ha pedido apartarse de esa comisión para poder ejercer la acusación, dado que -a su juicio- ha sido objeto “de todo tipo de conductas delictivas cometidas en muchos casos por los investigados en este procedimiento”, como injurias y calumnias o denuncias falsas, así como de “tergiversación” de conversaciones que investigan en una pieza separada del procedimiento.

El comisario pide desvincularse de la comisión judicial un mes y medio antes de jubilarse

Por eso pide pasar a ser acusación particular en esta pieza separada -exclusivamente-, en la que se investiga el origen y la difusión de la grabación de una conversación entre policías (entre ellos el comisario) y agente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) sobre presuntos seguimientos al pequeño Nicolás. Pese a la oposición del fiscal, que ha intentado sin éxito en tres ocasiones que se apartara a Martín-Blas por falta de apariencia de imparcialidad al ser el investigador uno de los investigados, el juez Zamarriego lo ha mantenido porque está trabajando a su plena satisfacción.

En otro escrito presentado en el Juzgado de Instrucción 2 de Madrid, fechado también el 1 de marzo, Martín-Blas pide al instructor que llame al procedimiento en calidad de investigados a otras ocho personas y de representantes de tres empresas.

Solicita la declaración del DAO Eugenio Pino por las “contradicciones” sobre si Martín-Blas tenía su beneplácito para reunirse con persona del CNI, así como por “la autoinculpación de un delito de vulneración de comunicaciones” al asegurar que espió el tráfico telefónico de la antena situada en la zona de la Unidad de Asuntos Internos.

Martín-Blas pide al juez que cite a un careo al el ex ‘número dos’ de la Policía y a Villarejo, ya retirado

Martín-Blas pide también que se impute al comisario José Manuel Villarejo para que aclare cuál fue su puesto específico desde 2014 hasta su jubilación, ya que existe el puesto de adjunto al DAO, y si desde ese puesto tuvo acceso a la grabación que se investiga o a alguna información confidencial de las actuaciones.

El mando policial quiere que Villarejo aclare también “sus verdaderas relaciones” con el diario Información Sensible, el periódico que dirigía su mujer y que fue el primero que dio a conocer la grabación que se investiga. Tanto él como su pareja están imputados en esta pieza separada del caso.

Martín-Blas solicita un careo entre Pino y Villarejo para que aclaren “las contradicciones de sus declaraciones” sobre sus puestos de trabajo, y funciones y sobre las reuniones que mantuvieron por la grabación ilícita.