«España nos necesita y el PSOE está dispuesto a hacerse cargo. Vamos a salir a la calle con fuerza diciendo que somos el PSOE. El de ahora, el de siempre, el del futuro. Somos el PSOE», ha asegurado Susana Díaz, que ha mostrado su «0rgullo y honor» al anunciar su candidatura a la secretaría general del PSOE.

«Quiero hacerlo desde el compromiso, desde la ilusión. Tengo ganas y quiero que sintáis que es un proyecto colectivo, que sola no soy capaz, necesito toda la ayuda del partido. Os pido la ayuda para que el PSOE vuelva a ser el partido que se haga cargo de España», ha asegurado entre ovaciones. En ese sentido, ha advertido de que no pedirá el voto «desde el rencor o la nostalgia», sino «desde la verdad». «Quiero ganar las primarias y ganar las elecciones, pero no a cualquier precio», ha anunciado.

«Si tengo la confianza mayoritaria del PSOE, el PSOE seguirá teniendo un proyecto autónomo. Una cosa es pactar con otros partido y otra entregar al Partido Socialista», ha advertido a Mariano Rajoy, y a los que la acusan de facilitar la ‘gran coalición’ con el PP. «Tampoco voy a imitar otros modelos», ha añadido, en referencia a Podemos y a la deriva izquierdista del proyecto de Pedro Sánchez.

Necesito la ayuda de todo el partido, sola no soy capaz», reclama Díaz

Díaz se ha mostrado dispuesta a «dar ese PSOE que merecen y esperan los ciudadanos», con «pasión y emoción». «Creo que la gente lo merece y eso nos va al levar a volver a gobernar ganando las próximas elcciones en este país porque estamos en condiciones. Desde la victoria reconciliándonos con la mayoría social», ha explicado.

«Os doy mi compromiso de que tendremos el proceso de primarias que nos merecemos: desde la verdad y el respeto. Os pido que no se convierta en una carrera de halagos o de márketing, sino pensando que  hay 47 millones de personas mirando. A partir de hoy voy a recorrer todos los rincones de este país agrupación por agrupación», ha anunciado.

A partir de ahí, la presidenta andaluza se ha dedicado a alabar las figuras políticas y trayectorias de todos los dirigentes y referentes que la han acompañado este domingo en su presentación, desde Eduardo Madina hasta Guillermo Fernández Vara, pasando por alcaldes y secretarios generales locales que «hacen grande este partido día a día». Especialmente aplaudidos han sido Carmen Chacón y Javier Fernández, presidente de la Gestora y ausente en el acto para demostrar su «neutralidad» en las primarias.

«Orgullosa de Felipe y Zapatero»

La ya candidata ha mostrado su orgullo por  el apoyo recibido de los «dos mejores presidentes del Gobierno» de la historia reciente de este país. Ha glosado los logros de los mandatos de Felipe González mientras éste permanecía impertérrito, sin sonreír ni pestañear. Más entusiasmo ha mostrado Zapatero, el hombre «que trajo la paz a España», sacó la violencia de género de las casas y aprobó la Ley de la Dependencia. «Esto es el PSOE. Esto somos nosotros», ha asegurado, recordando que ella, como Zapatero, se enganchó a la política escuchando los mítines de Felipe González.

No cortaremos a nadie de la foto», asegura la candidata

Díaz ha hecho un canto a la fraternidad entre compañeros del PSOE, «que es más que ser amigos», y ha pedido que nadie descalifique a los adversarios en el proceso. Ha mostrado su orgullo del pasado del partido y ha anunciado que «no recortará a nadie de la foto», en velada referencia a Pedro Sánchez, como sí ha hecho Podemos con Íñigo Errejón.

«Soy consciente de mis errores, sé perfectamente que tengo cosas que mejorar, hago ese trabajo interno, sé que necesito ayuda», ha reconocido, antes de dar paso a su capítulo familiar: «Los errores hay que reconocerlos, ¿verdad papá?, hay que aprender y mejorar», ha dicho, mientras las cámaras retransmitían la imagen de su progenitor llorando de emoción.

«Hay cosas a las que no voy a renunciar, como a entirme orgullosa de mi origen, soy andaluza y lo llevo a gala», ha afirmado, poniendo en pie al auditorio, en su mayoría andaluz. «Tampoco voy a renunciar a mi condición: vengo de una familia muy humilde, obrera, muy obrera y me lo han dado todo. Mi condición me obliga a vivir como pienso. Soy de la casta de fontaneros y vivo en la misma casa. Para mí eso es un orgullo», ha insistido, antes de volver al partido.

«Es verdad, yo soy cien por cien PSOE, pero no pienso que el PSOE me pertenezca. No voy a permitir que digan que el PSOE es de Susana Díaz porque es de todos y todas», ha explicado, antes de advertir de la «ola de racismo y xenofobia» que recorre Europa, como uno de los principales desafíos del país.

Ante unas 5.000 personas en el pabellón 1 de Ifema (Madrid), Díaz ha hecho ostentación de fuerza orgánica y de unanimidad sobre su candidatura. La han acompañado Felipe González, Alfonso Guerra, José Luis Rodríguez Zapatero, Alfredo Pérez Rubalcaba, José Bono, Eduardo Madina, Elena Valenciano, Ramón Jáuregui, José Blanco, Celestino Corbacho, Trinidad Jiménez, Ximo Puig, Guillermo Fernández Vara, Javier Lambán, Emiliano García Page, Carmen Chacón y Micaela Navarro, entre otros.

A su entrada, González ha destacado que la tarea de todos los candidatos que concurrirán a las primarias del PSOE es «unir al partido». Al ser preguntado si la votará, ha dicho: «El voto era secreto». «Estoy aquí, ¿no?», ha respondido al ser interpelado después si va apoyar a la presidenta de la Junta en las primarias, tras lo que ha señalado: «He recibido una invitación a la presentación».

Mientras hacía las declaraciones, una mujer perteneciente a la plataforma de víctimas por el accidente ferroviario del Alvia en Angroi en 2013, en el que fallecieron 81 personas, se ha acercado a González para pedir «soluciones». «Queremos soluciones ¡de verdad!, queremos justicia», le ha reclamado mientras González le pedía «tranquilidad». Por su parte, Alfonso Guerra no ha querido atender a los periodistas.

 

Antes de su anuncio, A Susana Díaz le llovieron los halagos. Comenzó la cántabra Stela Goikoetxea, que apeló a la imaginación para dibujar a una súper mujer vestida de verde que consiga que el PSOE vuelva a ganar las elecciones. Siguió el alcalde de Cornellá, Antonio Balmón, que citó a Benedetti -«no te rindas»- abominó de la «frivolidad» en política y pidió que el partido mire a la sociedad.

«Susana, eres tú», le espetó, antes de glosar su alegría, coraje, valentía y optimismo. «A partir de hoy no eres, somos», le advirtió también, «apelando» a su fuerza. «Tengo dos niñas y no quiero que sean princesas. Apelo a tu dignidad como mujer», insistió, antes de pedirle que «nos sacudas el cansancio».

Acto seguido, la ex ministra de Asuntos Sociales con Felipe González Matilde Fernández recordó el cambio de España que supuso ese primer gobierno socialista y anunció que es el momento del «poder para las mujeres». «Susana, eres la persona más capaz para marcar el rumbo de este partido, para recuperar la ambición de querer, con rigor y sin ambición personal. Las ambiciones en el PSOE son colectivas, y así son fuertes. Eres la adecuada para asumir la responsabilidad de mandar», aseguró, antes de advertir de que no permitirán que le «toquen un pelito» por cuestiones machistas.

A Fernández le ha seguido el diputado vasco Eduardo Madina, que ha reconocido lo que era un secreto a voces: «Susana y yo estamos juntos», ha asegurado, para explicar por qué la respalda. «Aquí está Felipe, Rubalcaba y Chacón. Éste es mi sitio. Éste es mi partido», ha asegurado, augurando un «nuevo comienzo» para el PSOE.