El Gobierno vasco ha asegurado hoy que no se puede garantizar “al 100%” que el desarme de ETA, cuya culminación está prevista para este sábado en Bayona, sea completo. Sin embargo, el Ejecutivo de Iñigo Urkullu se compromete a verificar que al menos sea “creíble” y tenga la “envergadura” suficiente para avalarlo. El portavoz del Gobierno de Iñigo Urkullu, Josu Erkoreka, ha subrayado que el papel del Ejecutivo en el proceso de desarme concluirá el sábado a las 10.30 horas de la mañana, cuando está previsto que dé comienzo el denominado “Día del desarme” organizado por los mediadores de ETA en Bayona. Un acto al que, como ya adelantó ‘El Independiente’ el pasado 29 de marzo, no acudirá ningún representante del Gobierno vasco.

Erkoreka ha apuntado que en ningún proceso de desarme de la historia reciente se ha podido acreditar con plenas garantías que se entrega todo el arsenal de una organización armada y que tampoco en este proceso podrá hacerse. Sin embargo, sí ha señalado que el Gobierno vasco se ha implicado en este proceso “desde el principio” para velar que sea “legal, completo, verificable y sin contrapartidas”. El portavoz del Ejecutivo vasco ha insistido en que la intervención que llevarán por su parte finalizará “a las 10:30 horas del sábado”, dejando entrever que previamente se podría producir el acto efectivo de entrega de las armas o su localización y con representación del Ejecutivo vasco. Se llevaría a cabo en otro acto discreto y en otro punto ajeno al proyectado para el ‘Día del desarme’ en el centro de Bayona.

Sin constancia de “actos paralelos”

Preguntado al respecto Erkoreka ha insistido en que el Gobierno no participará en ningún acto público y que no tiene constancia de ningún otro acto “paralelo” ni “institucional”, del que “no tenemos ni noticias ni se nos ha convocado”. Sí ha aclarado que la intervención de las autoridades gubernamentales vascas no concluirá en lo referente a la culminación de un final “ordenado de la violencia” en el que ha recordado que continúa habiendo “cuestiones pendientes”.

Respecto al modo en el que se deberá llevar a cabo la entrega de las armas, Erkorkea ha reiterado que en ningún caso se puede dar por bueno un desarme “por entregas”: “Debe producirse en un sólo acto, no salpicado en pequeñas entregas, en dosis limitadas. Que el arsenal tenga una en envergadura y que tenga credibilidad para la sociedad”.

Precisamente hoy portavoces de los llamados ‘Artesanos de la paz’ han asegurado que el acto que hay previsto para el sábado en Bayona será “plural” y en ningún caso aspira a “humillar” a nadie. Han reiterado que se trata de un evento rigurosos y serio y no de una “fiesta” ni justificación de ETA. En él, tras varias mesas redondas con expertos en la resolución de conflictos se procederá a la lectura de un manifiesto “importante” cuyo contenido no han querido avanzar. Por el momento tan solo desde el entorno de la izquierda abertzale han asegurado su presencia en Bayona.