Unas elecciones limpias y transparentes, la liberación de los presos políticos, medidas que favorezcan los derechos humanos, el diálogo y el reencuentro entre los venezolanos. El  Congreso de los Diputados no podrá realizar una declaración institucional a favor de la democracia en Venezuela, como han propuesto el PSOE y el PP este martes por la mañana en la Mesa de la Cámara. Socialistas y populares presentaron una propuesta de declaración para negociarla con todos los grupos, con el objetivo de que el Congreso se pronunciara sobre la inestabilidad política que sufre el país.

Los diputados encargados de Relaciones Internacionales del grupo socialista, Soraya Rodríguez e Ignacio Sánchez Amor, han negociado con casi todos los grupos parlamentarios para consensuar una posición común del Congreso. Encontraron la buena disposición de los más numerosos, como el PP, Ciudadanos o PNV, pero el desacuerdo ha sido total con Podemos y ERC, por lo que la iniciativa ha quedado frustrada.

El responsable de Internacional de Podemos, Pablo Bustinduy, ha explicado a este periódico que el texto que defendían el PSOE y el PP era una “borrador completamente impropio de una declaración institucional”, ya que incluyen “elementos sin justificación alguna” en este tipo de declaraciones. “¿Qué pensaríamos nosotros si otro país nos dijera cuándo tenemos que hacer elecciones?”, ha cuestionado, para justificar el rechazo de su grupo. Bustinduy niega que Podemos haya impedido el acuerdo, ya que su partido ha presentado un borrador propio para intentar un consenso. La propuesta de Podemos defendía las tesis del ex presidente José Luis Rodíguez Zapatero, en línea de “mantener el diálogo, hacer un esfuerzo en mediación internacional y diplomacia”. “Y nos han dicho que no”, ha lamentado.

En este sentido, Podemos asegura que han sido los dos grandes partidos quienes han dado portazo a la iniciativa, con la que perseguían poner el foco de atención en su postura sobre Venezuela, para tapar las polémicas que les afectaban respectivamente: la dimisión del presidente de Murcia, del PP, y las grabaciones del secretario del grupo parlamentario socialista.

Además, Pablo Iglesias ha asegurado en el Congreso que vio la entrevista a Zapatero de La Sexta el pasado domingo y que la ha considerado como “una demostración de altura política que cabe esperar de nuestro ex presidentes”. A lo que ha añadido que está de acuerdo con él “en que hay que utilizar el diálogo pero no utilizar este conflicto político de otro país como cortina de humo para tapar los casos de corrupción en España”.