Iñigo Errejón ha dado el primer paso hacia la que será su carrera para las autónomicas de la Comunidad de Madrid. El que fuera número dos de Podemos no ha confirmado hasta el momento lo que en su partido ya dan por hecho: que será el candidato que compita en 2019 contra la actual presidenta, la popular Cristina Cifuentes. Aunque el diputado no ha dado la confirmación oficial, ya ha protagonizado sus primeras incursiones en la vida política madrileña.

La detención del ex presidente madrileño Ignacio González y la citación como testigo de Cifuentes ha dado margen de actuación al que fuera rival de Pablo Iglesias en las primarias de Vistalegre II. El actual secretario de Análisis Estratégico de Podemos apareció ayer como una de las voces protagonistas en este asunto y aprovechó la primera ocasión clara para asestarle un golpe a la que será su rival política. Desde su derrota en Vistalegre II, Errejón ha optado por mantener perfil bajo y antenerse al margen de los medios de comunicación.

La sorpresa llegó ayer cuando, a raíz de la Operación Leza, la formación morada anunció comparecencias de distintos dirigentes. Uno de ellos fue la de Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, y las demás, dirigentes madrileños: por un lado, la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz-Huertas y por otro, el secretario general en la Comunidad, Ramón Espinar. Dos voces oficiales del partido a nivel autonómico que contrastaron con la inclusión de Iñigo Errejón, que ejerció de portavoz autorizado para hablar sobre el asunto madrileño, pese que a sobre el papel no deja de ser aún un soldado raso.

El pacto alcanzado tras Vistalegre entre Iglesias y Errejón incluía que este último fuera avalado por la dirección del partido en las autonómicas madrileñas a cambio del silencio errejonista. Sin embargo, el acuerdo salió a la luz antes de tiempo y el futuro candidato ha optado por reservarse antes de que empiece la carrera en un intento por normalizar la situación después del duro enfrentamiento en Vistalegre y para evitar quemarse antes de tiempo.

Una dinámica que ha guardado escrupulosamente durante las últimas semanas y que se ha roto este miércoles. En su intervención en Cuatro, Errejón aprovechó para acusar a la presidenta de la Comunidad de conocer las irregularidades de gestión en el Canal de Isabel II: «O mientras esto sucedía miraban a otro lado, y no son de fiar, o eran cómplicaes y tampoco son de fiar, o entonces es que no se enteraban de nada y nadie querría tenerles al frente de las instituciones», atacó el dirigente morado, que comparó directamente a Cifuentes con el papel de la infanta Cristina en el Caso Urdangarin. «En Fundescam [La Fundación del Canal de Isabel II] también tenía un asiento. Es el mismo caso que la infanta, no puede seguir diciendo que no sabía nada de lo que pasaba a su alrededor. Esto exige responsabilidades políticas», zanjó Errejón.

Unas críticas que trasladó a las redes sociales utilizando la misma frase que Cifuentes usó recientemente en una entrevista. «Se hizo la rubia», rezaba el cartel difundido por Errejón. Una acusación que no se quedó sin respuesta y que convirtió a Twitter en el escenario del enfrentamiento que se materializará en 2019. La dirigente madrileña, desde su cuenta oficial de la Presidencia, respondió duramente a Errejón. «Suspenso. No te enteras de nada: ese tema nunca pasó por el Consejo», señaló Cifuentes, que aprovechó para acusarle de «hacer el ridículo». «Menudo patinazo el tuyo», añadió. Además, aprovechó la ocasión para acusarle de machismo por asegurar que se «hizo la rubia», pese a ser ella misma la que puso en vogue la polémica expresión.

No es la primera vez que la presidenta de la Comunidad de Madrid se esmera en desacreditar a Errejón desde que salió a la luz su futura candidatura. Las crecientes denuncias de Iñigo Errejón sobre asuntos madrileños han llevado a Cifuentes a intensificar su campaña contra el miembro de Podemos. Esta misma semana le acusaba de «mentir» y le corregía una de las acusaciones que el futuro candidato lanzaba en las redes. Hace unas semanas, respondía a más críticas con otro mensaje intencionado: «Errejón, Cifuentes gestiona con eficacia, centrada en las políticas sociales y el empleo. Tú todavía tienes que ser candidato. Paciencia», le aconsejaba.