Podemos comienza su ronda de contactos para sacar adelante la moción de censura contra Mariano Rajoy, y lo hace con Euskal Herria Bildu, con quien este miércoles se ha reunido Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados. Éste es el primer partido con el que mantiene una reunión para abordar la iniciativa, aunque desde el partido morado han tratado de mantener la discreción y han evitado anunciar el encuentro: no lo han hecho público en ninguno de los canales ni lo ha hecho constar en su agenda oficial. Ha sido la formación vasca la que se ha hecho eco de la reunión poco después, dejando en evidencia el silencio morado.

Hasta ahora, Podemos se ha reunido con sindicatos y asociaciones, pero EH Bildu es la primera formación con representación parlamentaria con la que mantiene una reunión en torno a la moción de censura. Al encuentro ha acudido el propio Pablo Iglesias, su portavoz parlamentaria Irene Montero y Antón Gómez Reina, el portavoz de En Marea, además de los dos diputados de EH Bildu, Oskar Matute y Maite Beitialarrangoitia.

Según ha declarado poco después la diputada vasca, estarán dispuestos a apoyar la moción de censura siempre y cuando propongan una alternativa «que vaya a respetar los derechos sociales y políticos de Euskal Herria». Así, ha insistido ha dicho haber trasladado a la formación morada que «hará todo lo que esté en su mano para que el PP deje de gobernar en el Estado español y deje de tomar decisiones contra los intereses de la ciudadanía vasca». «Si se configura una alternativa en ese sentido, EH-Bildu estará ahí», ha añadido.

Pablo Iglesias, preguntado poco después por los periodistas en el Congreso de los Diputados, ha asegurado que el encuentro ha ido «muy bien» y ha adelantado que seguirán manteniendo contactos con diferentes grupos parlamentarios para trasladarles su análisis de la situación del país, y la gravedad de que «el PP parasite la instituciones» y obstaculice «perseguir la corrupción. La semana pasada, el líder de Podemos ya anunció que habían contactado con ERC, PdeCat y PNV. Aunque el tercero rechazó a priori la iniciativa, está previsto que el partido morado se reúna a lo largo de la semana con los dos partidos catalanes. A la moción sólo se ha sumado hasta el momento Compromís, mientras que la segunda y la cuarta fuerza -PSOE y Ciudadanos- se han mostrado contra la propuesta.