El lehendakari Iñigo Urkullu ha asegurado hoy que el acuerdo alcanzado en torno al Cupo y la aprobación de los presupuestos entre PNV y PP no es positivo “por los millones” sino por el refuerzo que supone a la “bilateralidad” en la relación entre los dos Gobiernos. También ha afirmado que beneficiará al “autogobierno singular” vasco al apuntalar una de sus herramientas de financiación esencial.

Para Urkullu, el acuerdo alcanzado ayer redundará además en el “bienestar de todos los vascos” al contribuir en mejoras económicas y de empleo. Ha señalado que se siente “muy satisfecho” por el impacto que tendrá en “el Concierto, el Fuero y el huevo, no sólo por los millones”. Ha apelado a la ciudadanía vasca a entender el valor del concepto de relación bilateral que sustenta el Concierto Económico vasco por el impacto directo que tiene en “la calidad de vida, el desarrollo y progreso de Euskadi y sobre todo, de los ciudadanos”. Ha señalado que no es adecuado hablar de haber “arrancado” un acuerdo millonario sino que en realidad lo que se ha hecho es “defender la interpretación del Cupo como herramienta y la Ley del Concierto”.

El acuerdo en torno al Cupo y pacto presupuestario ha recibido críticas por parte de la izquierda abertzale que considera que lo acordado ha legitimado la “subordinación” del País Vasco ante el Gobierno de Rajoy a quien además se ha apuntalado. El presidente del PNV, Andoni Ortuzar ha señalado que quienes ahora critican el acuerdo fueron incapaces de acordar una alternativa al Gobierno del PP. El dirigente nacionalista ha reprochado a quienes “ahora ponen el grito en el cielo” que no hubieran sido capaces de acordar una alternativa y permitir a Rajoy ser investido: “Nosotros votamos en contra, quienes dejaron que fuera investido no pueden protestar y señalarnos a los demás”. Ortuzar ha reprochado a la izquierda abertzale sus críticas al PNV por pactar con el PP cuando “si pudieran sentarse con Rajoy irían corriendo”.

El líder nacionalista también se ha referido a su negativa a dejarse fotografiar firmando el acuerdo junto a Mariano Rajoy en el despacho de Rafael Hernando, ayer en el Congreso. El presidente del PNV ha justificado esta decisión en la necesidad de “volver rápido” al País Vasco para explicar el acuerdo alcanzado.

Podemos y EH Bildu critican el acuerdo PNV-PP

Criticas que EH Bildu ha mantenido esta mañana en el Parlamento vasco donde ha asegurado que el acuerdo alcanzado sólo beneficia los intereses partidistas del PNV y el PP. La parlamentaria de la izquierda abertzale, Leyre Pinedo ha asegurado que en realidad el acuerdo refuerza y perpetúa una subordinación y “dependencia” de Euskadi al Estado ya que el pacto sólo ha sido posible cómo y cuándo el Gobierno central ha querido y no en cumplimiento de una bilateralidad recogida en la ley: “Ellos tiene la sartén por el mango”. En su opinión, se trata de un mero “cambio de cromos entre los dos partidos” frutos de sus respectivas necesidades. Ha recordado que en los últimos 10 años no ha habido ninguna intención de hacer cumplir la Ley del Cupo y a cambio el Estado ha logrado “financiación a interés cero”: “Aquí no ha habido transparencia. Hemos visto que se supedita el Cupo a las necesidades del gobierno de turno”.

Para Bildu perpetúa una subordinación y “dependencia” de Euskadi al Estado: “Ellos deciden cuándo y cómo, tienen la sartén por el mango»

Para Elkarrekin Podemos, lo firmado por Rajoy y Ortuzar es el resultado de una «subasta de pescado» con la que salvar a un presidente de Gobierno acuciado por la corrupción y a un PNV necesitado para satisfacer a “sus redes clientelares”. El portavoz de la formación morada, Julen Bollain, ha recriminado al PNV que utilice el Concierto Económico como una herramienta con fines “partidistas” para beneficiar a su “trama clientelar”. Le ha reprochado que además pacte un acuerdo empleando una “dinámica subastera” fruto del cruce de intereses de unos y otros, “mala negociación cuando tienes que mendigar algo que es tuyo”.

Desde el PSE se ha apoyado el acuerdo, subrayando que permitirá sacar al Cupo del atolladero en el que se encontraba sumido desde hace una década y se pongan las bases para que al menos en los próximos cinco años no se vuelvan a repetir las discrepancias.

Albert Rivera anuncia que no apoyará la nueva Ley Quinquenal pactada con el PNV para avalar un «cuponazo»

Por cierto, que esta mañana el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ya ha anunciado que se opondrá a la futura Ley Quinquenal del Cupo que pudiera remitir al Congreso el Gobierno de Rajoy. Una ley pendiente de renovación y que está prevista en el acuerdo alcanzado entre el PNV y el PP para renovar la que venció en 2011 y que está prorrogada. Para Rivera, la posición en contra del Cupo se mantiene y anuncia que su formación no respaldará “un cuponazo”. Reitera que el compromiso del PP en esta materia con el PNV no forma parte del acuerdo presupuestario, ya que se ha negociado de forma paralela entre los dos gobiernos, y por tanto no afectará al sentido de su voto favorable a las cuentas de Rajoy.