El presidente de Volvo España, Germán López Madrid, estaba entre los empresarios que financiaron al PP de Madrid en la campaña electoral de 2007. Su nombre figura en uno de los informes elaborados por la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) y que forman parte de la documentación de la operación Púnica. El alto directivo, uno de los rostros más conocidos del sector del motor en España, es hermano de Javier López Madrid. El amigo personal de Doña Letizia -a quién esta llegó a referirse como “compi yogui”– también está siendo investigado por Púnica y fue detenido el pasado mes de abril en el marco de la operación Lezo, acusado de pagar comisiones al ex presidente madrileño, Ignacio González.

Pero la relación de Germán López Madrid con la operación Púnica va mucho más de sus vínculos familiares con su hermano Javier. La UCO lo identifica entre los empresarios que aportaron las mayores cantidades para financiar la campaña de los populares en las autonómicas de 2007. El nombre del presidente de Volvo está registrado en uno de los documentos contables que guardaba en su domicilio el ex gerente del PP madrileño, Beltrán Gutiérrez. En concreto, según explica la UCO en un informe remitido al juez, uno de los pen drive de Gutiérrez contiene un archivo con el título “Aportaciones especiales”. “El citado documento (…) reflejaría lo que serían aportaciones económicas de diferentes personas físicas y jurídicas (…), así como el saldo sumatorio, el cual asciende a un importe total de 376.000 euros”, señalan los investigadores de la Guardia Civil.

Las donaciones más abultadas corresponden a la patronal madrileña Ceim, presidida entonces por Arturo Fernández

En ese listado, López Madrid aparece como responsable de una “aportación” de 20.000 euros. Las donaciones más abultadas corresponden a la patronal madrileña Ceim, presidida entonces por Arturo Fernández. Entre el ex líder de los empresarios madrileños y el presidente de Volvo existía en aquellas fechas una conexión directa. López Madrid formaba parte del consejo de la patronal; de hecho, hoy sigue vinculado a Ceim, ya que ostenta la presidencia de la Fundación. La patronal, según el informe de la UCO, aportó en 2007 100.000 euros. Además, Fernández donó otros 60.000 euros a través de su grupo empresarial (Cantoblanco); una cantidad idéntica a la transferida por la empresa Gestión Centros Educativos. Esta firma está comandada por uno de los antiguos socios de Fernández, Carlos Madruga. Y es que el dueño de Cantoblanco no sólo se dedicaba al negocio de la restauración en aquella época. Junto a Madruga, Arturo Fernández se lanzó a la aventura –ruinosa a la  postre- de gestionar colegios en la Comunidad de Madrid, cuando era presidenta Esperanza Aguirre.

Listado de aportaciones al PP de Madrid en 2007, según el informe de la UCO.

Listado de aportaciones al PP de Madrid en 2007, según el informe de la UCO.

“En una de las cuentas corrientes en las que el citado investigado [Beltrán Gutiérrez] figura como autorizado, se han podido localizar todos los importes que aparecen en el documento denominado ‘Aportaciones Especiales’, apunta el informe de la UCO. El dinero que donaron Fernández, Madruga o Germán López Madrid fue a parar a una cuenta de Caja Madrid cuyo titular era Fundescam; es decir, la fundación que está en el epicentro de la investigación de la financiación irregular del PP de Madrid. “Teniendo en cuenta que durante el periodo analizado de la citada cuenta corriente (años 2006-2014) no se localiza otro ingreso tan significativo como los citados, así como el hecho de localizarse la mayoría de estos en las semanas anteriores a la referida campaña electoral y también durante el transcurso de la misma (…) no cabe duda de que los mismos en su origen finalista tendrían como propósito el de sufragar gastos electorales del PP de Madrid”, concluyen los investigadores de la Guardia Civil.

Germán López Madrid siempre ha formado parte del círculo de empresarios madrileños aglutinados en torno a la patronal. Ceim tuvo su momento de gloria en los años en que Esperanza Aguirre presidía la Comunidad. La ex líder del PP madrileño tenía una estrecha relación con Arturo Fernández, quien llegó a formar parte del consejo de Caja Madrid. El empresario también fue titular de una tarjeta black, al igual que el hermano del presidente de Volvo, Javier López Madrid.

López Madrid siempre ha formado parte del círculo de empresarios madrileños aglutinados en torno a la patronal

Aunque los dos hermanos han tenido parecidas conexiones con la esfera política madrileña, la trayectoria empresarial de ambos ha sido muy diferente. Germán López Madrid optó por tomar el relevo de su padre y ponerse al frente del negocio familiar, Volvo España. El origen de la fortuna de la familia tiene su origen en los primeros concesionarios de la marca que abrió su padre, Germán López, en nuestro país. Volvo se fue haciendo grande y López Madrid acabó tomando el relevo.

Por el contrario, Javier López Madrid se separó de la empresa familiar y acabó formando parte de jugosos consejos de administración, como los del banco privado Tressis y, sobre todo, OHL. El directivo contrajo matrimonio con la hija del presidente y principal accionista de la constructora, Juan Miguel Villar Mir. Su detención e implicación en la operación Lezo acabó costándole el puesto. OHL forzó su salida del consejo hace sólo unos días.