Javier López Madrid ha comunicado a OHL su decisión de abandonar el consejo de administración tras su implicación en la Operación Lezo. El empresario es yerno del principal accionista del grupo de construcción, Juan Miguel Villar Mir; y amigo personal de la reina Doña Letizia, a quien llegó a referirse como «compi yogui» en un SMS que levantó la polémica.

López Madrid ha remitido una carta a la constructora, según informa El Mundo, en la que admite haber recibido presiones por parte de la compañía, después de que su nombre apareciera vinculado a la trama ligada al ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. De hecho, está imputado por el juez, que ordenó el registro de la sede del grupo en Madrid.

El pasado 20 de abril, la Guardia Civil registró la sede de OHL en el marco de la Operación Lezo. Al día siguiente fue detenido López Madrid, acusado de pagar una comisión de 1,4 millones a Ignacio Gónzalez. Un día después, el 22 de abril, el juez Eloy Velasco le puso en libertad previo pago de una fianza de 100.000 euros.

La imagen de OHL se ha visto trastocada por la investigación policial en torno al número dos del Grupo Villar Mir, que ya protagonizó otros escándalos en el pasado (que incluye un episodio de acoso muy mediatizado de hace tres años a la doctora Pinto, quien le acusó de intentar matarla: la Audiencia Provincial de Madrid acaba de reabrir este caso). La mala suerte se ha cebado en López Madrid: como publicó El Independiente, el directivo se enteró igualmente hace dos semanas que no percibiría 14 millones de euros por la venta de la banca privada Tressis a un grupo chino, operación que se frustró a última hora.