El PP ha decidido poner al frente de su recién creada oficina contra la corrupción a Manuel Cobo, mano derecha de Alberto Ruiz-Gallardón tanto en la Comunidad de Madrid como en el Ayuntamiento de la capital. La formación cumple así el compromiso asumido en el último congreso nacional, cuando incluyó en sus estatutos el compromiso de crear un órgano permanente en el seno de la comisión nacional de Derechos y Garantías para vigilar el comportamiento de sus cargos públicos.

La designación de Cobo se produce cuando la investigación que dirige el Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional en el marco de la operación Lezo arroja sombras sobre la gestión de Ruiz-Gallardón en su etapa como máximo responsable del Canal de Isabel II. En concreto, las pesquisas tratan de determinar si la empresa controlada por la Comunidad de Madrid infló el precio de compra de Interamericana de Aguas y Servicios SA (Inassa), el holding a través del que el Canal de Isabel II ha canalizado sus inversiones en Suramérica y ahora bajo sospecha.

Manuel Cobo ha desarrollado la mayor parte de su carrera política a la sombra de Ruiz-Gallardón, ya fuera de la política. Entre julio de 1999 y septiembre de 2001 fue consejero -primero de Presidencia y después de Economía y Hacienda- y entre junio de 2003 y diciembre de 2011 ocupó la Vicealcaldía de Madrid. Alegando razones personales, el abogado leonés renunció a su acta de diputado por León el 28 de diciembre de 2015, días después de las elecciones generales del 20-D.

Antes, a principios de 2010, Cobo fue suspendido un año de militancia tras criticar a Esperanza Aguirre, en una entrevista concedida a El País, en plena batalla por el control de Caja Madrid. «Es de vómito lo que personas próximas a Aguirre hacen con Rato», declaró Cobo. Entonces, la ex presidenta de la Comunidad postulaba a Ignacio González para presidir la entidad financiera.

A principios de 2010, Cobo fue suspendido un año de militancia tras criticar a Esperanza Aguirre

Mientras la Audiencia Nacional trata de esclarecer la trama de corrupción que presuntamente saqueó fondos de la Comunidad de Madrid en la etapa como presidente de Ignacio González (2012-15), en prisión preventiva tras su detención en la operación Lezo, la Asamblea de Madrid impulsa una comisión de investigación sobre la corrupción para depurar responsabilidades políticas ante la que comparecio Manuel Cobo el pasado 10 de marzo.

La comparecencia del ex número dos de Ruiz-Gallardón se centró en el espionaje político del que fue víctima presuntamente entre marzo y mayo de 2008 junto al ex consejero Alfredo Prada. Frente al criterio de la Fiscalía, la Audiencia de Madrid acordó el pasado mes de marzo la apertura de juicio oral contra tres funcionarios y tres guardias civiles por un delito de malversación de caudales públicos. Entre los procesados que se sentarán en el banquillo de los acusados se encuentran Sergio Gamón, ex director general de Seguridad de la Comunidad de Madrid en la etapa de Francisco Granados como consejero de Interior, y José Luis Caro Vinagre, guardia civil en excedencia y subordinado de Gamón.

También comparecerá ante la comisión de investigación de la Asamblea de Madrid la actual presidenta regional, Cristina Cifuentes, que acudirá el próximo 2 de junio para dar explicaciones acerca de la adjudicación del servicio de cafetería en el Parlamento autonómico al grupo de restauración de Arturo Fernández. Se trata de los contratos por los que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha señalado a la actual jefa del Ejecutivo madrileño.