Irán ha acusado este lunes a Estados Unidos de vender armas a «peligrosos terroristas» en Oriente Próximo y de propagar la «iranofobia» para animar a los países árabes a adquirir armas, según ha informado la televisión estatal.

«Una vez más, con estas afirmaciones repetitivas e infundadas sobre Irán, el presidente americano (…) intentó animar los países de la región a comprar más armas propagando la iranofobia», ha declarado el portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Bahram Qassemi, un día después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, pusiera fin a su visita a Arabia Saudí, donde se han firmado acuerdos de venta de armas por casi 110.000 millones de dólares.

En un duro mensaje a Teherán horas después de que el presidente Hasán Rohani fuera reelegido, Trump instó a los líderes árabes e islámicos a unirse para derrotar a los milicianos islamistas, y dijo que Irán durante décadas ha «fomentado los fuegos del conflicto y los terrores sectarios».

Según Qassemi, Washington está «dando fuerzas nuevas a los terroristas en la región con sus políticas hostiles» y «debería dejar de vender armas a peligrosos terroristas».

El portavoz iraní ha sostenido que Estados Unidos y sus aliados «deberían saber que Irán es un país democrático, estable y poderoso» y que ha promovido «la paz, la buena vecindad y la creación de un mundo opuesto a la violencia y el extremismo».