El fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, conocía mucho antes de que murieran sus padres que éstos tenían una empresa offshore en Panamá de la que él ha heredado el 25%, según ha revelado el abogado de la constructora que denunció a los progenitores de Moix a principios de la década de los 90 por impago y alzamiento de bienes.

En declaraciones a Infolibre, el letrado José Román Marín de la Bárcena ha asegurado que el hoy máximo responsable de Anticorrupción «estuvo presente cuando sus padres declararon ante la juez» a raíz de la demanda interpuesta por la empresa Terecon SA, la constructora que edificó el chalé de los Moix en la localidad madrileña de Collado Villalba. Esta propiedad se transfirió a principios de 1988 desde la sociedad de gananciales formada por el matrimonio Manuel Moix Martínez y Manuela Blázquez Borja a la compañía panameña Duchesse Financial Overseas SA, que sigue siendo la propietaria del inmueble al no haber sido liquidada aún.

La revelación del abogado cuestiona la versión que, en la noche del martes, Manuel Moix ofreció en la Cadena Ser. El fiscal jefe Anticorrupción aseguró que tuvo conocimiento de la existencia de esta sociedad radicada en Panamá cuando falleció su padre -en el año 2011- y él y sus hermanos tuvieron que pagar la declaración del Impuesto de Sucesiones. «Me llamó la atención, obviamente», reconoció a la pregunta de si le sorprendió ese hallazgo. Sí admitió que estaba al tanto una de sus hermanas.

Estuvo presente cuando su padre declaró  ante la juez por alzamiento de bienes, desvela el abogado de la constructora que le denunció

La constructora interpuso el pleito a raíz de la negativa del padre del fiscal a pagar la obra con el argumento de que él «era sólo apoderado de la sociedad panameña» y que «no era el dueño». Los verdaderos propietarios de la empresa recurrieron a testaferros locales que aparecen vinculados a más de 42.000 sociedades opacas. Se trata de la hoy nonagenaria Aida May Biggs, la secretaria Adelina Mercedes Chavarria de Estribi y el oficinista Pablo Javier Espino, directivos en empresas de todo tipo.

Manuel Moix ha reconocido que no informó al fiscal general del Estado, José Manuel Maza, de que era cotitular de una empresa panameña heredada de sus padres antes de su nombramiento como máximo responsable de Anticorrupción y que tampoco lo puso nunca en conocimiento de la inspección fiscal al no apreciar causa de incompatibilidad. Ello lo defiende con el argumento de que nunca ha ejercido actividad empresarial en ella -una de las causas que expresamente prohíbe el Estatuto de la Carrera Fiscal- y que la sociedad está inactiva y legalizada.

La última polémica relacionada con Moix, que lleva apenas tres meses en el cargo, guarda ciertas similitudes con la protagonizada por José Manuel Soria en abril del pasado año y que terminó con su dimisión como ministro de Industria, Energía y Turismo. Los llamados papeles de Panamá pusieron de manifiesto la participación en empresas radicadas en paraísos fiscales por parte de Soria, que fue modificando su relato a rebufo de las revelaciones periodísticas. En la mañana del 15 de abril de 2016, antes de la celebración del Consejo de Ministros, el entonces ministro presentó su renuncia a Rajoy por «los errores cometidos en los últimos días» en las explicaciones ofrecidas para tratar de aclarar su presencia en esas sociedades opacas.

El caso cada vez se parece más al del ex ministro Soria, que terminó dimitiendo al cambiar varias veces de versión

Las asociaciones profesionales de fiscales han exigido a Manuel Moix explicaciones «urgentes y contundentes» por el deterioro que para la institución está suponiendo el conocimiento de que el máximo responsable del Ministerio Público en la lucha contra la corrupción sea titular de una sociedad offshore. La presión también viene por el flanco político: los grupos de la oposición han demandado la destitución de Moix, que hasta la noche de este martes mantenía que «en principio» no veía razones para dimitir.

El fiscal jefe Anticorrupción tiene previsto mantener un encuentro este jueves con el fiscal general del Estado para abordar este caso, después de la conversación que ya tuvieron el pasado lunes después de que trascendiera la noticia. Todo hace indicar que la cuenta atrás para la salida de Moix ha comenzado.