La ‘guerra de símbolos’ en la que desde hace meses vive inmersa Navarra ha salido esta tarde a la calle. Miles de personas, cerca de 25.000 según la Delegación de Gobierno, han abarrotado el centro de Pamplona conformando una ‘marea roja’ en una marcha convocada en defensa de la bandera de Navarra. Los convocantes han reclamado al término de la misma que se reponga la Ley de Símbolos de 2003 derogada el pasado mes de marzo y tras lo cual se permite izar la ikurriña en las instituciones navarras.

Los manifestantes han instado a la presidenta navarra, Uxue Barkos, que escuche el «clamor» de la sociedad navarra que denuncia que la enseña navarra ha sufrido un “ataque” del que debe ser defendida. Junto a ello tildan de “imposición” la posibilidad de que “símbolos ajenos” a la comunidad foral puedan ondear en las instituciones de la Comunidad.

La derogación de la Ley de Símbolos, pendiente de ser sustituida, fue aprobada por el cuatripartido que respalda al Ejecutivo de Uxue Barkos. La decisión adoptada por el Parlamento de Navarra, con el respaldo de las cuatro formaciones del Gobierno –Podemos, Geroa Bai, Izquierda-Ezquerra y EH Bildu- el pasado 30 de marzo habilita a los ayuntamientos que lo decidan por mayoría en el Pleno poder izar la ikurriña. La derogación, según quienes la respaldan, supone dar respuesta a las “diferentes sensibilidades” que conviven en Navarra sin por ello menospreciar la enseña foral “que nos une a todos”.

Los manifestantes han protestado por la derogación de la Ley de Símbolos que permite que ondee la ikurriña en los ayuntamientos navarros

Los asistentes a la manifestación, encabezada por una gran bandera de Navarra, portaban miles de banderas forales y coreaban vivas a Navarra. El acto multitudinario ha arrancado a las 18.00 horas desde la sede del Parlamento Foral con eslóganes como ‘¡Ésta es mi bandera, desde el norte a la Ribera!’, ‘¡Bandera tenemos, otra no queremos!’ o ‘¡Ya tengo bandera, no me impongas la de fuera!’. Cuenta con el respaldo de UPN, PP, Partido Socialista de Navarra y Ciudadanos que consideran que el actual contexto obliga a salir en defensa del símbolo que “une a todos los navarros”.

Hasta ahora, la Ley de Símbolos aprobada durante los Gobiernos de UPN establecía que la bandera de Navarra era el único símbolo oficial que podía ondear y que excluía su empleo “conjunto y simultáneo” con cualquier otra bandera a excepción de las de España y Europa, además de las banderas de ámbito local. Con la derogación, que entró en vigor el pasado 6 de abril, la limitación queda anulada y los Consistorios que logren mayoría suficiente podrán ondear la ikurriña en sus balcones.

El empleo de la ikurriña en actos oficiales ha provocado a lo largo de los últimos años disputas institucionales y legales, además de una significativa fractura social en Navarra. Precisamente ayer el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, mostró su confianza en que el próximo 6 de julio, durante el lanzamiento del ‘txupinazo’ que da inicio a los Sanfermines, en la balconada del Ayuntamiento de Pamplona pueda ondear la ikurriña “para que esté mejor representadas las diferentes sensibilidades de la sociedad navarra”.

Fractura social

Banderas de Navarra y miles de pañuelos rojos han convertido la marcha en una marea roja de apoyo a la bandera foral. La manifestación, en la que ha sonando el ‘Himno de las Cortes’, el himno oficial de Navarra, ha arrancado en un ambiente festivo hasta su conclusión en la avenida Carlos III con la lectura de un manifiesto. Oficialmente el acto ha sido convocado por una iniciativa ciudadana bajo el lema que encabeza la marcha, “Defendamos la bandera de Navarra, Geurea defenda dezagun”. Además de UPN, PP, PSN y Cs, el acto ha recibido el respaldo de alrededor de 40 colectivos sociales y formaciones políticas como UPyD, Vox, la Falange o la Comunión Tradicionalista.

El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, ha confiado en que la Ikurriña pueda ondear durante el ‘txupinazo’ de los Sanfermines

Desde UPN su presidente, Javier Esparza ha invitado a los navarros a participar en defensa de “los símbolos” de los navarros para que “no se nos impongan otros”, en referencia a la Ikurriña. Por parte de la secretaria general del PSN, María Chivite, estar presente en esta manifestación es posicionarse en favor de una bandera “que nos une a todos y siempre hay que buscar lo que nos une”. La representante del PP, Ana Beltrán ha defendido la movilización después de que la derogación de la Ley de Símbolos de 2003 haya dejado “huérfana” a Navarra de sus símbolos.

La fractura social en la sociedad navarra se ha ido acentuando desde la llegada del ‘Gobierno del cambio’ tanto en la Comunidad Foral como en el ayuntamiento de la capital, Pamplona. La realidad sociolingüística, dividida entre la Navarra de sensibilidad más abertzale y la más foral ha quedado evidenciada por el rechazo que muchas de las decisiones del Ejecutivo de Barkos ha adoptado en apoyo al euskera, en materia de Memoria Histórica y de relación con la Comunidad Autónoma Vasca.