Carina Mejías lidera el grupo de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona desde 2015, cuando dejó el Parlament que compartía con Albert Rivera para encabezar el asalto a la capital catalana. Dos años después su balance del mandato de Ada Colau es de “absoluto fracaso”; no han conseguido solucionar el problema del turismo ni el de la vivienda, y han creado nuevos conflictos con la movilidad o los manteros. De su papel como oposición destaca que han conseguido consolidarse con propuestas de ciudad en ámbitos como el parque público de vivienda o la creación de una comisión de investigación sobre el legado de Xavier Trias y su beligerancia contra la permisiva política de Colau ante la okupación.

“Estamos haciendo campañas para que se apliquen medidas contra la okupación ilegal, para que las personas que tienen necesidad puedan acceder a la vivienda a través de la mesa de emergencia, no por la patada en la puerta”. Y reconoce su fracaso, de momento, en los intentos de reducir la presión fiscal en Barcelona, “una ciudad demasiado cara”.

Pregunta.- ¿Ada Colau se ha beneficiado de la fractura entre independentistas y no independentistas para evitar una alianza de la oposición?

Respuesta.- En los temas principales de ciudad hemos intentado impulsar acuerdos, aunque otras veces el gobierno municipal ha impuesto medidas unilaterales, y además las ha impuesto de una forma profundamente antidemocrática. Es cierto que el ambiente político que vive Cataluña condiciona la posibilidad de hacer pactos. Por lealtad a nuestros votantes no podemos intentar aliarnos con fuerzas independentistas para echar a Colau de la alcaldía, no se habría entendido.

No podemos intentar aliarnos con fuerzas independentistas para echar a Colau

P.- ¿Eso le garantiza la alcaldía a Colau tras las próximas municipales?

R.- Nosotros aspiramos a sacar el mejor resultado posible para conseguir ser decisivos en futuros acuerdos de gobierno, y Colau tampoco da síntomas de mejorar sus resultados, sigue estancada y es el gobierno más minoritario que ha tenido Barcelona. Si nuestro resultado es bueno y somos decisivos, veremos a que condiciones de pacto llegamos. Pero ya advierto que la posibilidad de llegar a acuerdos con independentistas se nos antoja difícil.

P.- Las encuestas muestran un ascenso de ERC ¿Barcelona se ha vuelto más independentista?

R.- Eso puede atribuirse a la caída electoral de la antigua CiU. Hay un trasvase de votos pero no hay un crecimiento del independentismo, lo que pierden unos lo ganan otros.

P.- El turismo es un factor económico vital para Barcelona que sin embargo se ha demonizado. C’s propone una regulación específica para plataformas como Airbnb, ¿cree que es la solución para pacificar este conflicto?

R.- El turismo es considerado beneficioso por prácticamente el 80% de los barceloneses. Es cierto que tenemos determinados iconos turísticos que se han masificado y no se han sabido ordenar, pero hay soluciones para eso. Se puede esponjar el turismo creando otros polos de atracción. Desarrollar todo el plan urbanístico de La Sagrera serviría para equilibrar la atracción turística.

P.- Pero al final los turistas quieren ver el barrio Gótico y la Sagrada Familia

R.- Los iconos turísticos son los que son, hay que analizar qué capacidad de carga tienen esos espacios e intentar ordenarla. El objetivo final es evitar el conflicto entre vecinos y visitantes.

P.- ¿Está de acuerdo con el plan de ordenación del turismo que ha aprobado el Ayuntamiento, que prohíbe la creación de nuevas plazas hoteleras.

R.- No somos partidarios de medidas restrictivas, porque eso lo que hace es crear un mercado no regulado. Debe hacerse una regulación más amplia que permita condicionar la oferta para captar un turismo de calidad.

P.- ¿Cree que Ada Colau se sumará al referéndum?

R.- Colau ya votó sí-sí en el 9N. Cuando los independentistas pierden fuelle, ahí están Podemos y los Comunes para darles aire. Al principio mantuvieron una posición de ambigüedad pero ahora se han sumado al Pacto por el Referéndum y el otro día estaban en primera fila de la conferencia de Puigdemont en Madrid. Son gestos que evidencian que se suman al proyecto independentista.

P.- ¿Prevé una alianza de Podemos con los independentistas?

R.- Ya se habla de una negociación con Pablo Iglesias para que en la moción de censura incorpore la posibilidad de celebrar un referéndum de independencia en Cataluña, y en la medida en que lo incorpore ERC le darán apoyo. Esas negociaciones evidencian que ellos están siempre de parte de los independentistas.

P.- ¿Cómo prevé el choque de trenes entre Gobierno y Generalitat por el referéndum?

R.- No creo que se llegue al choque, esto acabará en unas elecciones anticipadas. Desgraciadamente los catalanes nos hemos acostumbrado a elecciones anticipadas cada dos años como consecuencia de unos gobiernos que lo único que pretenden es hablar del monotema, olvidando el resto de problemas de los catalanes. Ahí C’s tiene que  conseguir sumar a otras fuerzas políticas para darle un vuelco al gobierno de Cataluña. La independencia es un proyecto delirante, espero que los propios catalanes lo acaben batiendo en las urnas.

Puigdemont debe explicar si va a presionar a los mossos para que incumplan la ley»

P.- Antes de llegar a esas elecciones al Generalitat hará todo para celebrar el referéndum ¿hasta dónde debe llegar el Gobierno para evitarlo?

R.- Lo que queremos saber no es la reacción del Gobierno sino qué va a hacer la Generalitat, las explicaciones se las tenemos que pedir a Puigdemont. Le han invitado a ir al Congreso y cuando alguien hace un planteamiento tan intransigente y tan duro lo que tiene que hacer es explicarlo. Tiene que explicar si va a presionar a los funcionarios o a los mossos para que incumplan la ley. El Gobierno tendrá que responder según tenga los hechos sobre la mesa.

P.- ¿Cómo digiere Ciudadanos el rédito extraído por vascos y canarios al pacto de Presupuestos?

R.- Nuestro principal objetivo era garantizar la estabilidad. La diferencia con vascos y canarios es que nuestras propuestas benefician a todos los españoles. Las medidas para mejorar las condiciones de los autónomos, contra la pobreza infantil, para financiar mejores infraestructuras o para mejorar el acceso al trabajo de los más jóvenes no tienen territorialidad. La actitud de vascos y canarios es muy diferente, ellos si han tenido una reivindicación de privilegios territoriales. Es el Gobierno el que negocia y decide dárselo.

P.- ¿La renegociación del cupo vasco en los términos en que se ha hecho ha sido un trágala para C’s, que es el único partido que se ha opuesto a ese sistema?

R.- Ya hemos dicho que cuando llegue esa ley al Congreso la vamos a votar en contra. El cupo está en la Constitución, por lo tanto mientras no haya un cambio constitucional se tiene que cumplir; otra cosa es cómo negocia el Gobierno las condiciones del cupo. Nosotros no estamos por los privilegios territoriales, por eso seremos el único partido político que votará en contra.