Es la guerra. El PP ha vuelto a quedarse solo en la comisión del Congreso que investigará su supuesta financiación ilegal y contraataca con la comisión constituida en el Senado, donde tiene la mayoría. Su idea es que por allí desfilen todos los partidos de la oposición. El coordinador general popular, Fernando Martínez-Maillo ha apuntado a los Eres de Andalucía, amagando con pedir la presencia de Susana Díaz, de Manuel Chaves, de José Antonio Griñán y «todo el que pasó por ahí», sin descartar tampoco la de Pedro Sánchez por el crowfunding de su campaña para las primarias, sobre la que el Tribunal de Cuentas expresó reservas. «Ante la actitud con la que quieren tapar sus propias vergüenzas, se las sacaremos en el Senado», ha advertido el dirigente popular.

Tampoco se ha salvado de su admonición Ciudadanos por la confusión de financiación de sus grupos municipales con la organización nacional del partido ni, mucho menos Podemos. Maillo ha echado mano de la ironía para afirmar que esta puede ser «una oportunidad de tener mejores relaciones con Venezuela y llamar a personas que estaban fuera de España para que nos cuenten qué hacía Pablo Iglesias por allí y si cobró 200.000 euros de un paraíso fiscal».

Los populares insisten en pedir un informe de los servicios jurídicos de la Cámara Baja por entender que lo que se pretende es una «causa general» contra el PP. Para ello pedirán amparo a la mesa del Congreso, donde tampoco tienen mayoría, salvo que la formación de Albert Rivera «recupere la cordura», según palabras de Maillo. Aunque inicialmente el PP planteó acotar la investigación desde 2015 hasta la actualidad, Maillo ha explicado este miércoles que no tienen ningún problema a en que la comisión arranque sus trabajos a partir de 2004, cuando Mariano Rajoy accedió a la presidencia del hoy partido en el Gobierno, pero que no van a admitir «que se mueva el árbol para ver si cae algo».

A juicio de Isabel Rodríguez, del PSOE, la petición de elaborar un informe jurídico forma parte de una «estrategia de obstaculizar» el trabajo de la comisión y en un «boicot del PP», al que le ha enviado una petición: «Que deje ya la pataleta». Desde Podemos, Carolina Bescansa ha calificado de «ridícula» la actitud de los populares, que a su juicio «no han estado a la altura», además de denunciar las supuestas amenazas contra los miembros del órgano.

El ex tesorero del PP Luis Bárcenas inaugurará el día 26 la larga lista de comparecencias para una comisión que puede alargarse sine die. A partir de la segunda semana de julio y antes del mes de agosto están previstas las comparecencias de los otros cuatro tesoreros del PP Álvaro Lapuerta, Ángel Sanchis, Cristóbal Páez y la gerente actual, Carmen Navarro. La comisión ya ha empezado a requerir documentación al PP y al no estar acotada temporalmente ni a una administración específica, bromean sus miembros con que habrá «camiones de documentos», a la vez que adelantan que no van a escatimar en número de comparecientes.