Ante la indignación por la tardanza en la identificación de las víctimas tras los atentados de Londres, en el que fallecieron al menos siete personas, el gobierno del Reino Unido ha enviado este miércoles un comunicado a los medios de comunicación en el que justifican la demora explicando que «identificar a muchas víctimas en un incidente mayor es un proceso complejo y exigente».

«Identificar correctamente a las víctimas es crucial», continúa el escrito, que asegura que se están tomando «todas las precauciones» para asegurar que la identificación se produce «tan rápido como sea posible» y cumpliendo con los «mayores estándares y el debido respeto a las familias».

El escueto comunicado detalla también que se han facilitado a las familias de los posibles fallecidos agentes de enlace social, y que policías especializados trabajan con las familias de las víctimas para tratar de avanzar en la identificación.

La polémica por esta tardanza está siendo especialmente relevante en España, donde la familia del desaparecido Ignacio Echeverría ha protestado por la falta de explicaciones ofrecidas por el Reino Unido, que más de 72 horas después del ataque todavía no ha ofrecido información de ningún tipo ni ha permitido el acceso a los hospitales para comprobar si el español de 39 años se encuentra entre los heridos o entre los fallecidos.

Como confirmó este martes El Independiente, el cabreo es generalizado en el ministerio del Interior español, que considera «humillante» el trato ofrecido por el Reino Unido a la familia y considera que la situación es «más propia de un país tercermundista o totalitario».

‘Perplejidad’

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, también ha expresado este miércoles «cierta perplejidad» por el hecho de que «más de tres días después» del atentado de Londres «no haya podido confirmarse cuál es la situación» de Ignacio Echeverría, español de 39 años desaparecido desde entonces.

«Realmente es difícil poder comprender este retraso», ha dicho en rueda de prensa en Moscú, donde se ha reunido su homólogo ruso Sergei Lavrov. Desde allí ha tratado de apremiar a las autoridades británicas recalcando que la familia vive una «situación de zozobra» y casi «inhumana». El martes por la tarde el hermano de Ignacio, Joaquín Echeverría, dijo en su cuenta de Facebook que las autoridades británicas les han pedido 24 o 48 horas más.

«Podemos respetar cualesquiera protocolos que deban ser puestos en práctica, pero hay que tener en cuenta la situación en la que vive la familia, que también son víctimas, una situación que no está lejos de poder ser calificada como inhumana», ha advertido el jefe de la Diplomacia.