El pívot norteamericano Marcus Slaughter ha dado una vuelta de tuerca al caso de los pasaportes falsos este martes, durante su declaración en calidad de investigado en el Juzgado de Instrucción 27 de Madrid. Según ha podido saber El Independiente, Slaughter ha confirmado a preguntas de la abogacía del Estado que fue el Real Madrid quien le entregó el pasaporte ecuatoguineano falso con el que disputó la Copa del Rey y la Liga ACB de la temporada 2014/2015. Fuentes de la directiva del equipo blanco, en conversación con este periódico, rechazan la versión de los hechos dada por el jugador y niegan que fuese el club quien entregase a Slaughter el pasaporte.

Según el relato del jugador, desplazado a Madrid desde su residencia de Estambul donde juega actualmente, Slaughter pagó 35.000 euros a su agente Julián Aranda y posteriormente no volvió a saber nada de la tramitación del pasaporte hasta que “alguien” del Real Madrid le entregó el documento. El jugador norteamericano, sin embargo, no ha sido capaz de recordar quién fue el encargado concreto de entregarle el pasaporte falso, que coincidía en número (AA001616) con el del también estadounidense Andy Panko, por entonces en el Baloncesto Fuenlabrada. El caso estalló cuando el club del sur de Madrid trató de inscribir a Panko en la Liga con el pasaporte cotonou. En el proceso de verificación, saltó la alarma de la duplicidad de documentos.

La consecución del pasaporte de Guinea Ecuatorial, país firmante del Acuerdo Cotonou que permite a los jugadores de los países integrantes participar como trabajadores comunitarios, era necesaria para que el Real Madrid cumpliese las normas de la competición nacional, que sólo permite inscribir a dos extracomunitarios. En este caso, el Madrid utilizó esas plazas con el argentino Facundo Campazzo y el mexicano Gustavo Ayón.

Según el relato del jugador, Slaughter se limitó a pagar a su agente y recoger el pasaporte, que le entregó el Real Madrid

Según fuentes conocedoras del caso consultadas por este periódico, pese a que Slaughter declaró en un primer momento que el club “no intervino” en la tramitación del pasaporte, ésta se realizó al margen del jugador, que se limitó a poner el dinero al principio, y recoger el documento al final. Un alto cargo del Real Madrid, según esta versión, llegó a entregar la documentación definitiva a los servicios jurídicos del club para que la tramitasen ante la Liga y la Federación. Fue sólo después de este paso cuando el pasaporte le fue entregado a Marcus Slaughter, que jugó gracias al documento falso la Copa del Rey y 13 partidos de la Liga Regular de la ACB.

Las nuevas revelaciones aportadas este martes por Slaughter abren la puerta a que el juez llame a declarar al Real Madrid como entidad beneficiada, circunstancia que no se ha producido hasta el momento. De la declaración del jugador, además, se desprende una nueva arista.

El agente de Slaughter denunció la pérdida del documento, aunque el jugador ha reconocido ante el juez que lo sigue teniendo

En su día, el agente del jugador presentó una denuncia por la pérdida del documento de Slaughter. El pívot, sin embargo, ha confirmado hoy que sigue teniendo ese pasaporte y que “no sabe” por qué su agente realizó esa denuncia. Ante las dudas generadas por esta circunstancia, el FC Barcelona, personado en la causa como perjudicado deportivo por la utilización del pasaporte falso, ha solicitado formalmente a Slaughter que aporte el documento original al proceso, según ha podido confirmar este medio en fuentes jurídicas.

Cabe recordar en este sentido que, según las fuentes consultadas por este medio, el procedimiento habitual en la Liga ACB no es que sea el club quien entregue el pasaporte al jugador, sino que sea el propio jugador quien presente la documentación necesaria que le requiera el club, a instancias de las instituciones deportivas.

Los títulos, en el aire

Que sea el Real Madrid quien en este caso entregase el pasaporte a Marcus Slaughter denota el conocimiento por parte del club del proceso, y agranda las dudas sobre la voluntariedad en el beneficio obtenido. Este detalle es clave para la posible retirada al club blanco de los títulos de Liga y Copa de la temporada 2014/2015, pese a que el juez único de la ACB decidiera archivar el caso por estar la causa judicializada. Pese a los recursos del Baloncesto Fuenlabrada, el Tribunal de Arbitraje Deportivo terminó desestimando esta causa en septiembre de 2016. El caso, sin embargo, puede seguir desarrollándose en la justicia ordinaria.

Si se demuestra que el Madrid se benefició a propósito del documento falso, podrían peligrar sus títulos de la temporada 14/15

El proceso de aprobación de estos pasaportes sigue generando dudas sobre el proceso de revisión al que se someten. Ya tras el estallido del caso, se cuestionó la responsabilidad de la ACB y de la Federación Española de Baloncesto (FEB), a la que la Liga remite la documentación. En este sentido se expresó en varias ocasiones Alfonso Reyes, el presidente de la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP), una de las partes personadas en el caso como perjudicadas.

Sin embargo, según ha podido conocer este medio, en los últimos meses la ABP habría trasladado a su abogada en el proceso que no adopte un rol especialmente activo. Una actitud sorprendente, si se valora que son precisamente los jugadores nacionales quienes más afectados se ven por el mercadeo de pasaportes sospechosos, como los de Panko y Slaughter.