La jueza Carmen Lamela se ha negado a desbloquear las cuentas de Sandro Rosell, ex presidente del Barça, para que haga frente a sus gastos familiares y pague a sus empleados. El ex directivo blaugrana ha tasado sus propiedades en 25 millones de euros, pero la magistrada explica que esta cantidad es muy inferior a los 58 millones de euros a los que tendrá que hacer frente si es condenado por haber blanqueado 15 millones de euros por el cobro de comisiones de los derechos de imagen de la federación de fútbol de Brasil.

El ex directivo critica que la magistrada haya embargado todos sus bienes y sus cuentas bancarias incluso las que no aparece como titular. Y explica que esta decisión le impide atender sus obligaciones familiares. También que no le permiten pagar dos hipotecas ni el salario de dos empleados así como el pago de impuestos.

Alquiler de tres fincas

Por ello, reclamaba a la magistrada que este acuerdo no alcance al alquiler de tres fincas porque con este dinero hace frente a los gastos necesarios de estas propiedades y otras como el colegio de su hija menor y la universidad de su hija mayor.

Sin embargo, Lamela cuestiona que Rosell solo le haya informado del alquiler de tres inmuebles cuando existen otros dos arrendamientos sin contrato. También le reprocha que no haya aportado algún informe pericial que acredite el valor real de su patrimonio.

Asimismo, le explica que está en prisión por haber blanqueado 15 millones de euros a los que hay que añadir las multas y las costas procesales. Por ello, esta cantidad se eleva hasta los 58 millones de euros. Asimismo, la magistrada señala que Rosell tiene dinero en el extranjero.

En concreto, hace referencia a tres inversiones, una de 10 millones de euros, en Goldman Sachs en Reino Unido, otra en Irlanda y la tercera en Suiza en un proyecto empresarial y científico. El ex presidente blaugrana también tiene dinero en Luxemburgo, según la togada.

Inversiones en el extranjero

Por ello, la juez afirma que “al haber realizado inversiones en el extranjero no puede aceptarse que los bienes embargados sean los únicos” con los que cuenta para “atender pagos”.

Además, sostiene que si le permitiera acceder a estos fondos le permitiría usar dinero obtenido ilícitamente “en beneficio de su situación patrimonial”. En su opinión, esta posibilidad sería “como si con cargo a bienes decomisables se libera de deudas y atiende a gastos personales”.

Rosell se encuentra en prisión desde el pasado mes de mayo. En el auto de prisión, la magistrada imputa a Rosell y a su socio Joan Besolí organización criminal y blanqueo de capitales por el cobro de comisiones ilegales por la venta de los derechos de la selección de fútbol de Brasil.

La togada afirmó entonces que el ex mandatario del club blaugrana ha hecho “del delito su modo de vida o su fuente principal de ingresos” por lo que le acusa de presentar “un total desapego por las reglas esenciales de la convivencia”.