La Audiencia de Barcelona ha aceptado sustituir los 21 meses de cárcel que impuso a Lionel Messi por tres delitos fiscales por una multa de 250.000 euros al carecer de antecedentes penales y por haber pagado sus deudas tributarias.

De este modo, el delantero del Barça evitará ingresar en prisión aunque si comete otro delito tendrá que cumplir lo que le reste de la primera condena y la segunda que se le pueda imponer.

Los jueces han aceptado la petición de los abogados del jugador que fue avalada por el ministerio fiscal. El Abogado del Estado se opuso a esta sustitución y reclamó que se dejara en suspenso su ingreso en prisión.

Los magistrados han optado por esta solución al valorar que Messi y su padre, Horacio, carecen de antecedentes penales y han llevado a cabo “un esfuerzo reparador” al haber abonado la totalidad de la multa que se les impuso en la sentencia condenatoria (21.338 euros) y la parte correspondiente a la cuota defraudada. Messi ha hecho frente a 2 millones de euros y su padre a  1,3 millones de euros.

La advertencia

Por estos motivos, los jueces sostienen que ambos se han hecho “acreedores” del beneficio de la sustitución de la pena de prisión por una multa. No obstante, el tribunal advierte a ambos de que si incumplen en “todo o en parte” esta sustitución “se ejecutará la pena de prisión”.

Messi fue condenado por no haber tributado en España sus derechos de imagen que cobró a través de un entramado societario en el extranjero. El jugador alegó que él no hacía las declaraciones de la renta y que firmaba sin mirar todos los papeles que le pedía su padre.

Sin embargo, la Audiencia de Barcelona censuró este comportamiento y lanzó el mensaje de que es necesario pagar los impuestos. Una tesis que fue asumida por el Tribunal Supremo cuando confirmó esta condena en la que avaló que el jugador fuera criticado durante el proceso porque su delito es merecedor del reproche social por ser un personaje público.

Tras este caso, otros jugadores de fútbol se encuentran también incursos en procesos judiciales como Cristiano Ronaldo que tendrá que declarar el próximo 31 de julio por haber defraudado “voluntariamente”, según el fiscal 13,7 millones de euros.