El ex secretario general del PP de Madrid Ricardo Romero de Tejada ha indicado este miércoles que las sedes locales, como la de Majadahonda, se financiaban con «loterías, rifas y cenas benéficas», así como con aportaciones de parte del sueldo de los cargos, pero en ningún caso a través de donativos de particulares.

Romero de Tejada ha explicado este método de financiación en el juicio de Gürtel, donde ha declarado como testigo a petición de la defensa del ex alcalde de Majadahonda Guillermo Ortega, al igual que el ex coordinador de campañas de la formación regional José Manuel Fernández Norniella.

Ambos testigos, que fueron condenados por el caso de las tarjetas «black» de Caja Madrid -cuyo expresidente Miguel Blesa, también condenado por ese caso, ha sido hallado hoy muerto de un disparo-, han sido llamados a declarar a petición de Ortega para «aclarar cuál era la operativa de financiación de los distintos distritos, municipios, así como de la regional del Partido Popular de Madrid».

Según su relato, los cargos electos eran los que más dinero aportaban para mantener las sedes, a través de pagos mediante transferencia bancaria, pero también existían otros métodos como la venta de boletos de lotería, que eran aportaciones en «puro efectivo», y la celebración de cenas benéficas en las que se vendían rifas para obtener premios.

El ex secretario general ha indicado que durante el periodo electoral sus funciones eran «netamente políticas y estructurales» por lo que las decisiones financieras las llevaba el presidente de la campaña, el tesorero o el responsable de actos. Al ser preguntado si recibían donativos de particulares, el testigo ha contestado: «que yo sepa no», la misma respuesta con la que ha negado que la dirección nacional del PP le llamara para favorecer la concesión de licencias públicas a determinadas empresas.