El secretario general del PSOE sigue sumando apoyos a su propuesta de reforma de la Constitución para construir un país federal que acabe con las tensiones territoriales. Con ese objetivo, Pedro Sánchez ha visitado este jueves el Gobierno vasco en Vitoria. Tras sus encuentros con Mariano Rajoy y los líderes de Ciudadanos y Unidos Podemos, Sánchez intenta atraer al PNV a su estrategia de oposición parlamentaria; especialmente a la constitución de una subcomisión en el Congreso para abordar esa reforma. «Ha habido muy buena sintonía y se han mostrado muy sensibles con la creación de la subcomisión. Podremos hacer cosas juntos en el futuro», aseguran fuentes de la dirección del partido.

Durante dos horas de reunión, Sánchez ha trasladado al lehendakari y al presidente del PNV, Andoni Ortuzar, su deseo de que los nacionalistas vascos se sumen a la reforma constitucional que desea promover en aras a un nuevo encaje territorial de España y les «acompañen» en este objetivo. Al termino del encuentro, el Ejecutivo de Iñigo Urkullu ha valorado muy positivamente la reunión y se ha limitado, a través de un comunicado, a asegurar que comparte la necesidad de abordar «una reflexión compartida y serena sobre el modelo de Estado» para que fructifique en «una nueva estructura territorial que ahonde en la plurinacionalidad del Estado». Los nacionalistas no se han pronunciado de modo expreso sobre la vía defendida por los socialistas de promover una reforma constitucional.

Previamente, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, había asegurado antes de iniciar la reunión que el PNV se debería sumar a la reforma constitucional que quiere promover el partido socialista. El líder socialista había afirmado que es la única forma para dar «estabilidad» en torno a esta cuestión y contribuir a una solución definitiva en la cuestión territorial. Por ello ha urgido a los nacionalistas y al resto de formaciones a «abrir este debate» y a caminar «de una vez por todas hacia esa España plurinacional y hacia esa España Federal que defendemos todos los socialistas». Sánchez ha llegado a afirmar que dentro de España hay una nación que se llama País Vasco». En el encuentro los representantes del PSOE y el PNV han coincidido en que es necesario profundizar en una «actualización del autogobierno de forma que permita avanzar en la convivencia y la cohesión y justicia social.

PSOE y PNV apoyan iniciar «una reflexión compartida y serena» sobre el modelo de Estado, 2dentro de España hay una nación que se llama País Vasco», asegura Sánchez

En la reunión también han abordado la reclamación de los nacionalistas de modificar la actual política penitenciaria y acabar con la dispersión de los presos de ETA. Desde el Ejecutivo vasco se asegura que en aras a la profundización de la normalización ambas partes han considerado que dentro del marco legal vigente «se debe abordar la cuestión de los presos, la política penitenciaria y la reinserción de un modo acorde a la actual situación social».

Cumplimiento del pacto en Euskadi

Por último, socialistas y nacionalistas han valorado positivamente el desarrollo del acuerdo de coalición que mantiene en Euskadi al considerar que se están 2cumpliendo los objetivos2 fijados. las dos partes se han comprometido además a defender en Madrid los compromisos del acuerdo de Gobierno firmado en Euskadi, entre los que se incluyen el cumplimiento del Estatuto de Gernika y la cesión de prisiones o el régimen económico de la Seguridad Social, entre otras competencias.

Anteriormente Sánchez había confiado en que los nacionalistas vascos secunden la iniciativa del PSOE e incluso ha afirmado que ésta podría llevarse a cabo en proceso paralelo a la reforma del Estatuto de Gernika. Ha subrayado que el PSOE defiende que en España 2hay una nac9ión que se llama País vasco2 y que debe ser reconocida por el carácter «plurinacional» de España. Junto a ello, Sánchez, que ha estado acompañado de la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, ha subrayado que la singularidad vasca siempre tendrá que ser reconocida para darle encaje en una “nación de naciones”.

También ha reivindicado el valor del euskera, como el resto de lenguas de España y ha instado al presidente del Gobierno a otorgarle «la  misma importancia» que al castellano cpomo parte del patrimonio cultural de nuestro país.

Tras la reunión de dos horas ambas partes aspiran a mantener una relación «fluida» en el Congreso para cumplir los objetivos de su pacto de Gobierno en Euskadi

Ha asegurado que su visita aspira a «restablecer» la comunicación «fluida» con el lehendakari y el PNV. Ha destacado que el objetivo prioritario de la reunión pasa por restablecer un modelo «fuerte y estable» de convivencia territorial» para consolidar la estabilidad de España. Por ello ha considerado una «demanda justificada» la de abrir una subcomisión de reforma constitucional en el Congreso y a la que ha invitado a sumarse al PNV. La reunión de Sánchez con Urkullu y con el PNV se produce justo dos años después de que ambos dirigentes se vieran hace ahora dos años. En la cita los dirigentes nacionalistas trasladarán a Sánchez, impulsor del encuentro, sus reclamaciones recogidas en la llamada agenda vasca, entre las que figura el cumplimiento íntegro del Estatuto de Gernika. El PNV ha iniciado un proceso de reclamación de las transferencias pendientes, en especial las relativas al régimen económico de la Seguridad Social y la gestión de las prisiones.

Estas reclamaciones han chocado con el rechazo del PP, con quien sí se ha llegado a acuerdos en otras materias. Los populares ha tildado de “torpeza” iniciar ahora una campaña reclamando estas competencias después de los acuerdos alcanzados en materia económica y que han dotado de estabilidad financiera tanto a la administración del Estado como del País Vasco.