Cuando esta mañana vuelvan a verse habrán transcurrido dos años y no pocas vicisitudes desde la última ocasión en la que se reunieron. El lehendakari Iñigo Urkullu y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, mantendrán un encuentro en la sede del Gobierno vasco en Vitoria en unas circunstancias radicalmente diferentes a las que rodearon la cita que justo dos años atrás, el 17 de julio de 2015, celebraron en Lehendakaritza. Al contrario que entonces, hoy Urkullu gobierna en coalición con el PSE y se entiende a las mil maravillas con el Ejecutivo de Mariano Rajoy, de quien no hace sino recibir loas en los últimos días. Por su parte, Pedro Sánchez ha dejado atrás su fracaso en busca de apoyos de investidura, también su salida derrotada del partido socialista y afronta fortalecido una segunda etapa de su liderazgo al frente del partido.

Pero lo hace necesitado de renovar interlocuciones y apoyos, algo que hoy comenzará a trabajar con el PNV. La cita, que se celebrará a petición del secretario general del PSOE, contará además con la participación del máximo dirigente del PNV, Andoni Ortuzar y de la socialista Idoia Mendia. Se trata de una inusual reunión institucional y de partido que acogerá la sede del Ejecutivo vasco en Vitoria y tras la cual no está previsto comparecencia pública por ninguna de las dos partes.

La reunión se celebra en un clima de entendimiento entre socialistas y nacionalistas en Euskadi, consolidada pero que está aún por reeditar a nivel nacional. En la agenda del encuentro está previsto que ambas partes aborden no sólo la situación política actual sino en particular la situación del proceso en Cataluña, la actualización del modelo territorial en España y las relaciones entre PNV y PSE en Euskadi.

El PNV quiere conocer la propuesta de Sánchez para dar un nuevo encaje a Euskadi en una España ‘plurinacional’

Desde el PNV aseguran que acuden al encuentro con la actitud de “escuchar” más que de proponer y sobre todo de dejarse querer. A nivel nacional, el PNV refuerza día sí y día también su buena sintonía con el PP. La última muestra ha sido la aprobación del techo de gasto para 2018 y el acuerdo para una nueva Ley del Cupo y el Concierto Económico. Si hace dos años el PNV denunciaba los intentos de “recentralización” del gobierno del PP e instaba al PSOE a trabajar para promover un cambio, hoy en Sabin Etxea no ocultan que los réditos logrados y alcanzados con el Gobierno de Rajoy son cuantiosos. La última foto se produjo ayer en el seno de la Comisión Mixta del Concierto con la firma de una nueva Ley del Cupo y del Concierto Económico.

Enfriar el «enamoramiento» PP-PNV

En cambio, el PSOE necesita enfriar ese «enamoramiento» PNV-PP en busca de aliados para su objetivo a medio plazo: derrocar a Rajoy. Y para ganarse el favor de los nacionalistas de nuevo sobre la mesa adquirirá una gran relevancia las propuestas que el PSOE pueda presentarle en materia territorial y de autogobierno. Es precisamente esta cuestión el talón de Aquiles en la relación entre populares y nacionalistas vascos, donde por ahora los avances son inexistentes. Fuentes socialistas aseguran que Sánchez volverá a plantear esta mañana a Urkullu y al PNV su intención de impulsar una reforma de la Constitución que permita dar encaje a una España “plurinacional” en la que todos se sientan cómodos.

Por su parte el PNV remitirá al Secretario General del PSOE a la llamada “Agenda vasca” en la que se incluyen las reclamaciones que consideran necesarias y urgentes y que en muchos casos requerirían del apoyo del PSOE en la Cámara Baja. En ella se incluyen la transferencia de competencias pendientes, entre ellas el régimen económico de la Seguridad Social, prisiones y puertos y aeropuertos, además del cumplimiento íntegro del estatuto de Gernika. El PNV ya lo hizo en la última reunión que celebró con Sánchez en febrero de 2016.

Sánchez aspira a recabar del PNV un nuevo clima de colaboración y acuerdos

La primera y más inmediata opción de entendimiento entre Sánchez y los nacionalistas vascos será el apoyo a la nueva Ley del Concierto Económico, que tras la firma del acuerdo ayer deberá aún ser ratificada en el Congreso, para lo que todo apunta que contará con el apoyo del PSOE. Junto a ello, los nacionalistas confían en poder conocer con mayor detalle la propuesta que de cara a un nuevo modelo territorial que plantee el secretario general del PSOE y que ya anuncia que pasa por una reforma de la Constitución, medida que en el PNV han defendido en varias ocasiones.

Sánchez, que ya ha celebrado encuentros con los máximos dirigentes del PP, Podemos, Ciudadanos y el PSC completa así la ronda con el conjunto de formaciones políticas tras su reelección como secretario general del PSOE. Los socialistas confían en poder reanudar una mayor fluidez en la relación entre el PNV y el Ferraz, similar a la que existe actualmente en Euskadi entre los socialistas vascos y los nacionalistas.

El encuentro ha sido posible gracias a la mediación de Mendia, quien ha actuado como puente para dar pie a una nueva etapa de relación que pudiera traducirse en futuros acuerdos y entendimientos en el Congreso y un nuevo “espacio de diálogo”. Una sintonía que Sánchez también aspira a poder contar en busca de liderar una solución en torno al proceso catalán y para el que recientemente Urkullu también reiteró la necesidad de plantear canales de diálogo en busca de soluciones que eviten el ‘choque de trenes’ antes del 1-O.

La ‘agenda vasca’

La cita también beneficia al PNV al visualizar su capacidad de interlocución con el líder de la oposición, el PSOE. En los últimos días el PP ha subrayado de modo reiterado su nueva interlocución con el PNV y la capacidad de los nacionalistas vascos de lograr acuerdos y dotar de “estabilidad a España”. Unas apelaciones que en el seno de Sabin Etxea han provocado cierto recelo por la vinculación que de ellos se hace con el Ejecutivo de Rajoy y con la situación de España.

Los nacionalistas reiteran que todos sus pasos responden siempre al “beneficio” de Euskadi. Ahora la cita con Sánchez permite escenificar que el PP no tiene asegurado el apoyo de los jeltzales ya que los apoyos del PNV podrían cambiar del lado de la balanza en busca de nuevas mayorías en caso de que los pactos en con el PP se topen con el muro infranqueable de reclamaciones en materia de autogobierno, esenciales para los nacionalistas.

El PNV insiste en su agenda vasca, más competencias y cumplimiento del Estatuto de Gernika

Por el momento el Ejecutivo del PP ha accedido a conceder beneficios en clave económica a cambio del apoyo del PNV pero sin que se haya traspasado uno de los ámbitos clave de la llamada agenda vasca que hoy Urkullu volverá a recordar a Sánchez y que incluye como uno de los ejes centrales la necesidad de actualizar el marco territorial y el encaje de Euskadi en el Estado.

Junto a las negativas a ceder o dar pasos en dos de las transferencias consideradas prioritarias por el gobierno PNV-PSE, como la cesión del régimen económico de la Seguridad Social y la cesión de las prisiones, el PP ya ha recordado al PNV que se podrían entender en la “moderación” y la “sensatez”. Tonos en los que nunca estarán comprendidas reclamaciones que supongan un cambio del actual modelo territorial.

En cambio, en el PSOE sí comparten la necesidad de dar pasos hacia un nuevo encaje de Euskadi, al igual que de Cataluña en una España plurinacional. Será este precisamente el próximo reto que afrontará el PNV de cara al final de la legislatura. la agenda vasca también incluye reclamaciones relacionadas con el ámbito de la paz y la normalización de la convivencia en Euskadi.