La fiscalía general de Venezuela ha amanecido este sábado asediada por las fuerzas de seguridad del régimen de Nicolás Maduro, según ha denunciado a través de Twitter la Fiscal General de la República, Luisa Ortega, convertida en los últimos meses en una de las principales críticas del oficialismo. Horas después, la nueva Asamblea Nacional Constituyente ha destituido a la representante pública, que había colgado varias fotos en las que se observaba como unos 40 agentes uniformados de la policía venezolana custodian la entrada al edificio y rodean su perímetro.

“Rechazo el asedio al Ministerio Público Venezolano. Denuncio esta arbitrariedad ante la comunidad nacional e internacional”, escribió en su perfil la representante pública, destituida cerca de las 17.30, hora española.

Ya el viernes, poco después de la inauguración de la Asamblea Nacional Constituyente, Nicolás Maduro había atacado duramente a Ortega durante un acto de homenaje a la Guardia Nacional Bolivariana. En este contexto, el líder chavista acusó a la Fiscal General de ser cómplice de la “insurgencia armada” que en su opinión vive el país desde el pasado 1 de abril, fecha en la cual comenzaron las protestas ininterrumpidas contra el régimen.

La Fiscalía General que dirige Ortega había abierto en los últimos días una investigación sobre el posible fraude electoral que se habría producido en las elecciones para la Constituyente del pasado fin de semana. Tras estos comicios, el oficialismo aseguró que habían participado en ellas 8,1 millones de venezolanos, mientras que Smartmatic, la empresa encargada del recuento electrónico, denunció que esas cifras habían sido “manipuladas” en al menos “un millón de votos”.

Mercosur suspende a Venezuela

El Mercado Común del Sur (MERCOSUR) ha hecho público este sábado un comunicado en el que anuncia la suspensión de indefinida de Venezuela como miembro de esta organización, a consecuencia de la «ruptura del orden democrático» producida en el país durante los últimos meses.

Se trata de la segunda ocasión en la que Mercosur suspende a un Estado miembro como consecuencia de la aplicación de la llamada «cláusula democrática». Esta circunstancia ya fue invocada en el año 2012, en esta ocasión contra Paraguay, tras la destitución del presidente Fernando Lugo. Este tipo de decisiones deben ser adoptadas por consenso de los miembros.

Mercosur ha utilizado el comunicado hecho público este sábado para urgir al gobierno de Nicolás Maduro a que facilite una transición política «inmediatamente». Los Estados miembros de la organización comercial subrayan además que el reingreso de Venezuela no se aceptará hasta que no se liberen los presos políticos y se desmantele la Asamblea Nacional Constituyente, inaugurada ayer en Caracas.