El PSOE frena a Pablo Iglesias en su intento de marcarle el rumbo a los socialistas. Podemos aprovechaba este jueves su entrada en el Gobierno del PSOE en Castilla-La Mancha para lanzar un órdago a Pedro Sánchez: «La única forma de echar al PP es mediante un paso adelante del PSOE», sostuvo Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos, que animaba a desalojar a Mariano Rajoy de La Moncloa «lo antes posible». La premura de los morados contrasta con la postura de los socialistas, que enfrían la posibilidad inmediata de una moción de censura. «La suma para una mayoría no da, diga lo que diga Echenique», resumen fuentes próximas a la dirección del PSOE.

En Ferraz se presentan poco dispuestos a dejarse influir por los consejos y los tiempos que quiere marcar Podemos. La formación de Iglesias ya puso de manifiesto su estrategia a seguir con el PSOE en un documento interno titulado Éramos pocos y llegó Sánchez, donde ordenaba «no dar ni un minuto de descanso» a Pedro Sánchez y aprovechar cada ocasión para «tensionar» al Partido Socialista. El acercamiento que se ha producido entre ambos partidos desde la elección de Sánchez como líder PSOE ha venido acompañada por el intento de Iglesias de marcar el paso al que considera su competidor por la hegemonía de la izquierda.

La respuesta del PSOE a este último episodio consiste en apelar a la solvencia: no darán un paso en falso hasta que no tengan atados todos los cabos. No están dispuestos a lanzarse al vacío, tal como ocurrió el pasado junio, cuando Iglesias fracaso en su moción de censura contra el PP de Mariano Rajoy, que sólo sumó a favor los 82 votos de Podemos, Compromís, ERC y EH Bildu frente a los 170 del PP, Ciudadanos y Coalición Canaria. «En este momento no hay una mayoría parlamentaria contraria al Gobierno de Rajoy, la situación no ha cambiado desde la última moción de censura», apuntan los de Pedro Sánchez.

Para actuar hacen falta apoyos y ahora mismo no los hay», destacan desde el PSOE

Después de aquella moción de censura, el ejecutivo del PP consiguió en junio los 176 votos necesarios para aprobar los Presupuestos de 2017 gracias a los diputados de Nueva Canarias y del PNV. Los socialistas afean a Podemos que cuente con fuerzas que, por el momento, no se han mostrado a favor de esta medida: «El PNV se ha desmarcado, por ejemplo, pero parece que en Podemos cuentan con votos de gente que no se ha pronunciado o que se ha pronunciado para rechazarlo». «Para actuar hacen falta apoyos y ahora mismo no los hay».

El presidente manchego, Emiliano García-Page, aseguró este jueves que la alianza no era «extrapolable» a otros escenarios, y Ferraz subraya esta idea. «No hay ninguna relación entre los dos casos». En el plano nacional, la complejidad aumenta debido al mayor número de actores en juego. «En Castilla-La Mancha, Podemos y PSOE suman mayoría absoluta y no hace falta la intervención de otros partidos». «Si PSOE y Podemos sumasen una mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados, se podría marcar algún tipo de rumbo, pero no es la misma situación».

El PSOE, asegura otro de sus responsables, «no va a cambiar de opinión» en dos meses, desde la moción de censura fallida en el Congreso. «Nuestra posición sobre la moción de censura no ha cambiado porque la situación no ha cambiado», coincide otro miembro de la dirección. «No descartamos una moción de censura porque no es descartable que en algún momento del mandato cambie la relación de fuerzas».

No es una cuestión de fechas ni de plazos, es una cuestión de mayorías»

Los socialistas apuestan por construir las bases que permitan desbancar al PP en el futuro, y enmarcan este proceso en las mesas de trabajo que arrancaron el pasado julio entre PSOE y Podemos. Unos encuentros destinados a asuntos concretos, como la búsqueda de una agenda social común o un plan de garantías juvenil. «Las mociones son constructivas, se basan en programas concretos», apuntan desde la cúpula socialista. «Seguiremos trabajando en las mesas que propusimos, viendo temas concretos y las fases del cambio, pero ahora mismo no tenemos la moción en la cabeza, no hay mayoría suficiente».

Mientras el secretario de Organización de Podemos apostaba por desbancar a Rajoy de La Moncloa «lo antes posible», los socialistas confían en poder alcanzar una mayoría alternativa antes de legislatura, pero no quieren precipitar los acontecimientos. «Para nosotros no hay fechas ni plazos: o hay una mayoría o no la hay».