Los miembros del gobierno de Castilla-La Mancha que sean funcionarios pasarían a tener el mayor rango una vez dejen su cargo. Es lo que proponía la polémica enmienda de los ‘sobresueldos’ pactada por PSOE y Podemos en CLM poco después de consumar el acuerdo por el que José García Molina, líder regional del partido morado, entró en el Ejecutivo socialista de Emiliano García Page como vicepresidente segundo. Podemos CLM ha sufrido en las últimas horas una nueva crisis interna a raíz de esta enmienda ante la oposición de un sector de la formación, encabezado por David Llorente, uno de los dos diputados del partido en Las Cortes manchegas. Pese a las críticas internas, no hubo rectificación alguna por parte de Molina, que mantuvo esta propuesta, y finalmente ha sido el consejero de Hacienda, socialista, quien ha pedido la retirada de esta medida. La enmienda ha sido finalmente aplazada por PSOE y Podemos, los dos partidos que la impulsaron.

El consejero de Hacienda del gobierno manchego, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha anunciado este lunes que pedirá al PSOE y Podemos la retirada de la enmienda. «Dada la confusión y la premura -las enmiendas a la Ley de Ordenación de la Administración se debaten este viernes- he hablado con el presidente para retirarla y ver qué mecanismos podremos utilizar para volver a introducirla», ha señalado el consejero. La razón del aplazamiento sería que pueda explicarse a los agentes sociales, que han mostrado su contundente rechazo y la han bautizado como NesPage, en referencia al sueldo de por vida que ofrece una conocida marca de café y que se aplicaría al dirigente morado.

La idea es aplazar la tramitación de la enmienda ante la polémica generada

En rueda de prensa antes de la Comisión de Hacienda y Presupuestos de las Cortes de Castilla-La Mancha, el consejero ha dicho que dada la «confusión» que ha surgido con la enmienda conjunta al proyecto de Ley en Materia de Gestión y Organización de la Administración y otras Medidas Administrativas pedirá a los dos grupos que la retiren. Ha explicado que no solo se va a informar a los agentes sociales de los mecanismos jurídicos que se pretenden establecer a través de esta enmienda, sino que les preguntarán «por qué lo que está regulado en las 16 comunidades autónomas y en la propia Administración del Estado es malo para Castilla-La Mancha».

El consejero sin embargo ha advertido que la medida sigue sobre la mesa, y ha reconocido la influencia de la oposición en la decisión de pedir su retirada. «Creo que ha habido mucha demagogia, fundamentalmente por parte del Partido Popular», ha añadido el consejero de Hacienda, quien ha recalcado que el objetivo de la enmienda es que quien ejerza una actividad pública, «no vea perjudicada su carrera profesional cuando vuelve a su actividad normal».

PSOE y Podemos retiran la enmienda

En rueda de prensa conjunta, los diputados regionales de PSOE Rafael Esteban y de Podemos María Díaz han explicado que aceptan retirar esta enmienda, si bien la intención ahora es sentarse a negociar la tramitación de esta medida por otra vía tanto con agentes sociales como con los grupos parlamentarios. Esteban ha recordado que esta propuesta nace a raíz de que el último Gobierno del PP con María Dolores de Cospedal a la cabeza eliminara estas consolidaciones de grado a los funcionarios, algo que se mantiene «en todas las comunidades autónomas menos en Asturas y Extremadura».

Podemos cree que la enmienda «repara una discriminación» hacia los funcionarios

Así, el socialista ha querido rechazar la idea del PP de que esta medida fuera a suponer «un sueldo vitalicio» para estos altos cargos. «Lo que no queremos es que las personas que forman parte de los gobiernos pierdan derechos con respecto a sus compañeros», ha dicho Esteban, quien ha recordado que los liberados sindicales dentro de las empresas sí que tienen este privilegio.

De su lado, la diputada de Podemos María Díaz ha defendido que su partido no quiere que ser parte de la vida pública suponga privilegios, pero tampoco que «se menoscaben los derechos de los trabajadores». En este punto, ha criticado las «desinformaciones interesadas» del PP al respecto de esta medida. «El espíritu de esta enmienda no es establecer privilegios, ni sobresueldos ni pensiones vitalicias.  Nosotros lo que hemos intentado era reparar una discriminación que hoy existe con trabajadores públicos que dan el paso a la vida pública».