Minutos después de que se conociera la naturaleza terrorista del atropello masivo de este jueves en el corazón de Barcelona, los principales líderes políticos se han unido en las redes sociales para solidarizarse con las víctimas y han mantenido los primeros contactos. El Rey Felipe VI también está siendo informado en todo momento.

Tanto el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como los principales responsables de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, y de la Alcaldía de Barcelona, Ada Colau, han suspendido sus vacaciones para abordar la situación.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha mostrado sus condolencias en su cuenta de Twitter y aseguraba ya al inicio de la tarde que estaba «en contacto con todas las administraciones». La prioridad, ha dicho, es atender heridos en Las Ramblas y facilitar la labor de las Fuerzas de Seguridad.

Según han confirmado fuentes oficiales, el jefe del Ejecutivo ha mantenido también contactos con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, así como con los principales líderes de la oposición –PSOE, Podemos y Ciudadanos–. Finalmente, el presidente del Gobierno ha decidido viajar a la Ciudad Condal.

También lo han hecho la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, para reunirse con el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, que participa, junto a representantes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, en el gabinete de crisis organizado por la Generalitat.

La oposición se une en apoyo a las víctimas

Por su parte, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, también se ha mostrado «muy preocupado» por las noticias que llegan desde Barcelona y ha ofrecido su apoyo a los heridos: «Toda nuestra solidaridad con las víctimas y apoyo a las autoridades».

La cuenta de Twitter del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, también se ha hecho eco del atentado terrorista. «Muy preocupados por lo ocurrido en la Rambla de Barcelona», ha dicho el líder de la formación morada, antes de sumarse a las muestras de solidaridad.

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, el único catalán entre los líderes de las cuatro grandes fuerzas del país, se ha mostrado «conmocionado» por los acontecimientos y ha ofrecido «todo el apoyo a los cuerpos de emergencia y seguridad».

 

Según informa Europa Press, los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados también han consensuado una declaración en la que se condena el atentado terrorista, se rechaza «toda clase de violencia criminal» y se proclama que España «nunca dará su brazo a torcer» a quien pretenda imponer sus ideas por la fuerza.

La comunidad internacional se vuelca con Barcelona

Fuera de España, el atentado de Barcelona ha suscitado una oleada de mensajes de solidaridad por parte de la clase política internacional, que ha trasladado su solidaridad con mensajes en los que se enmarca este episodio dentro de la barbarie terrorista que se ha extendido durante los últimos años.

Un portavoz de la Casa Blanca ha asegurado que el presidente, Donald Trump, está siendo informado de la evolución de los acontecimientos y tanto el propio mandatario como su secretario de Estado, Rex Tillerson, han repudiado públicamente el atentado.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, también ha utilizado esta red social para su primera reacción y para reafirmar la «unidad» con España, tanto en francés como en español, ha informado Europa Press.

Asimismo, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, ha dado su apoyo a la «amiga» ciudad de Barcelona, mientras que la jefa del Gobierno británico, Theresa May, ha recalcado que Reino Unido «está junto a España frente al terror» tras el «terrible ataque» que ha sacudido Barcelona, similar a otros registrados recientemente en ciudades europeas como Londres.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha enviado sus «más sinceras condolencias» a las familias y seres queridos de las víctimas, y el primer ministro belga, Charles Michel, ha hecho hincapié en que «ningún acto bárbaro mermará la fuerza y la resistencia» de España, a la que ha descrito como un «aliado».

Alcaldes de otras ciudades golpeadas se solidarizan

Otros de los mensajes de paz provienen de las alcaldías de ciudades que en los últimos años también se han visto golpeadas por el terrorismo.

Desde Francia, el alcalde de Niza, Christian Estrosi, cuya ciudad sufrió en 2016 un atentado similar, ha ofrecido su apoyo a las víctimas de este ataque «innoble», mientras que la alcadesa de París, Anne Hidalgo, ha destacado que los valores de «amor» y «tolerancia» siempre serán «más fuertes que este terrorismo odioso y cobarde».

El ex primer ministro galo Manuel Valls, de origen catalán, ha dicho estar «conmocionado» por las noticias llegadas desde Barcelona. «La guerra contra el terrorismo es nuestro reto», ha proclamado en un mensaje de Twitter.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha ofrecido también su solidaridad con Barcelona «frente al mal del terrorismo», en una serie de mensajes con los que, además de condenar el «bárbaro ataque terrorista», ha querido aplaudir la «valentía» de los servicios de emergencia.

Fuera de Europa, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha difundido un vídeo en Internet en el que se le ve hablando con la Embajada en Madrid sobre lo ocurrido en Barcelona.

Los ecos del atentado han llegado también a América Latina, desde donde se han pronunciado dirigentes como el mexicano Enrique Peña Nieto: «México condena enérgicamente el atentado que tuvo lugar en Barcelona. Mi solidaridad con el pueblo y el Gobierno de España».

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, ha expresado en Twitter su «rechazo más absoluto» y su «solidaridad» con las víctimas ante la «violencia terrorista» de la capital catalana.