17 horas del 17 de agosto de 2017. Comenzaban a aparecer los primeros mensajes en la red social Twitter sobre un posible atropello en Las Ramblas de Barcelona, uno de los lugares más concurridos de la ciudad más turística de España. Poco minutos después, los Mossos confirmaban un «atropello masivo» y «posiblemente varios heridos». El ataque se había producido a las 16.50, cuando una furgoneta recorrió 530 metros de la popular arteria haciendo eses. No se confirmaría la autoría terrorista hasta dos horas después.

De 17 a 18.50 horas. Momentos de horror y confusión. Comienzan a circular vídeos e imágenes con escenas dramáticas de viandantes y de la zona. Se cierran los accesos de Metro, Ferrocarriles de la Generalitat (FGC) y Renfe en la zona afectada. A las 18.25 horas los Mossos d’Esquadra confirman que hay víctimas mortales. Se sabe que ha sido una furgoneta blanca, pero también bullen informaciones confusas que luego se demostraron erróneas: un tiroteo en el mercado de la Boquería que no existió, como tampoco hubo ningún terrorista atrincherado con rehenes con armas largas en un bar de La Rambla. Se activa la Operación Jaula para que el conductor no logre escapar.

Antes de las 19 horas el carácter terrorista del atropello no está oficialmente confirmado, pero todos los elementos apuntan a ello. A las seis y media de la tarde, Rajoy habla por teléfono con Puigdemont y el Gobierno participa en el gabinete de crisis de la Generalitat.

18.55. Los Mossos confirman que estamos ante un atentado terrorista, activándose el protocolo de seguridad pertinente. Pasadas las 19 horas las autoridades hablan del primer muerto, pero muchos medios y agencias elevan la cifra. Poco después de las ocho de la tarde, la cifra asciende a 13 muertos.

19.30. La policía difunde la foto del principal sospechoso, Driss Oukabir, originario de Marsella y residente en Ripoll (Girona) y poco después se apunta a que hay un detenido y que se trataría de Driss Oukabir. Todavía no se sabe nada de su hermano Moussa, a quien no se atribuirá la conducción de la furgoneta hasta el día siguiente. El Facebook de Driss es clausurado hacia las 20 horas.

A estas horas las condolencias y mensajes de ánimo se suceden. La Comisión Islámica en España condena el atentado y Rajoy ha suspendido los actos previstos. Los líderes mundiales muestran su repulsa en Twitter y Donald Trump, el presidente estadounidense, asegura que su Gobierno hará «lo que sea necesario para ayudar a España».

19.45. Un hombre muere abatido por agentes tras saltarse con su coche un control de los Mossos en la Avenida de Diagonal y atropellar a un efectivo, al que dejó herido leve. No se ha probado ninguna relación entre este hecho y el atentado terrorista de Barcelona. No obstante, el viernes a las once y media de la mañana la confusión en torno a esta muerte aumenta, al informar la Generalitat de que esta persona, hallada muerta en el municipio de Sant Just Desvern (a su paso por la Diagonal), perdió la vida por «heridas de arma blanca».

21.20. Rajoy anuncia la convocatoria del Pacto Antiterrorista, en el que Podemos aceptó estar como observador pese a no firmarlo. Antes de las nueve y media el Estado Islámico (ISIS en inglés) asume la autoría del atentado a través de una nota difundida por su agencia de noticias, Amaq.

22 horas. La confusión continua. El alcalde de Ripoll, Jordi Munell, afirma que el joven Driss Oukabir, principal sospechoso del atentado de Las Ramblas de Barcelona, ha sido interceptado por la policía autonómica cuando iba a denunciar que le habían robado la documentación.

Pero el desconcierto llega a su clímax a raíz de la comparecencia del jefe de los Mossos D’Esquadra, Josep Lluís Trapero. Trapero habla de la detención de dos personas: una es el mencionado Driss Oukabir y la otra otro hombre natural de Melilla y explica que el ataque está relacionado con la supuesta explosión de gas un día antes en Alcanar.

Y llega el mayor error que comete el responsable de los Mossos en su comparecencia: «No prevemos que pueda haber otro ataque de forma inminente», recalca Trapero. Sí lo habrá, dos horas después, en Cambrils, pero en circunstancias todavía no aclaradas.

A partir de la una y media de la mañana. Los Mossos informan de un dispositivo policial en Cambrils (Tarragona), en plena Costa Dorada, y piden a la gente que no salga de sus casas. Las televisiones cubren el directo hasta muy entrada la noche: se habla de cuatro fallecidos dentro de un vehículo, además de un quinto herido que también resultaría abatido.

La información llega a cuentagotas: al parecer los miembros de una célula han embestido con el vehículo a varias personas en Cambrils. Tras los atropellos los Mossos han interceptado a los terroristas en el coche en el que circulaban por el Paseo Marítimo, en una rotonda próxima al club náutico de la ciudad, donde el vehículo ha volcado al toparse con un control de los Mossos. Cuando los terroristas intentaban escapar del vehículo se ha producido un tiroteo en el que cuatro de ellos han resultado muertos, mientras un quinto que ha quedado herido ha fallecido poco después.  Según varios medios los atropellos se cometieron cuando sus ocupantes se percataron de la presencia de un control de la policía, pero este punto está por confirmar.

Así se cerraron doce horas de terror en Cataluña en pleno agosto. La mañana del viernes trae nuevas pistas, como la implicación de Moussa Oukabir en el ataque, hermano de Driss y principal sospechoso.