El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha informado de que la célula de Ripoll, responsable de los atentados de Barcelona y Cambrils, “ha sido desarticulada”. Cinco de ellos fueron abatidos en el tiroteo de Cambrils, cuatro están detenidos, uno huido y se investiga si hay dos cadáveres en la casa de Alcanar.

Minutos después, sin embargo, el portavoz de los Mossos, Albert Oliva, no ha querido confirmar este dato en rueda de prensa. “No vamos a desmentir ni a confirmar al Gobierno. Pero Mossos lidera esta investigación, en coordinación con la Policía Nacional y la Guardia Civil. Nosotros informaremos cuando consideremos que la célula ha sido desactivada”, ha manifestado.

A esta misma idea se ha sumado el consejero de Interior de la Generalitat, Joaquim Forn, que ha rechazado dar a la célula por desarticulada “hasta detallar el paradero de todas las personas que forman parte de ella”. En este sentido, Forn ha subrayado que “lo que se produjo en Cambrils permite garantizar que se ha dado un golpe muy duro a la célula, pero todavía no se puede decir que esté absolutamente desarticulada”.

Una célula “articulada y organizada”. Horas después de los atentados en las Ramblas de Barcelona y en Cambrils ésta era ya la principal línea de investigación de los Mossos y la Audiencia Nacional. Descartada la hipótesis de los lobos solitarios, las piezas no tardaron en encajar. Formado por al menos 12 yihadistas, en el puzzle aparecen cuatro parejas de hermanos marroquíes y al menos cuatro vivían en Ripoll.

La primera pista llevó a los agentes hasta Driss Oukabir, cuya documentación fue la utilizada para alquilar la furgoneta

La primera pista llevó a los agentes hasta Driss Oukabir, cuya documentación fue la utilizada para alquilar la furgoneta que arrolló a los viandantes en las Ramblas de Cataluña. El sospechoso acudió a comisaría para denunciar que le habían robado la documentación, pero su versión no convence a los investigadores y se encuentra detenido.

Driss es hermano de Moussa, el hombre más buscado hasta que la tarde del pasado viernes se reveló que había sido abatido tras el ataque de Cambrils con un Audi A3, que confirmó de forma definitiva la conexión entre los atentados y la casa de Alcanar.

El dueño del Audi A3 es Mohamed Aallad y es otro de los cuatro detenidos, mientras que su hermano Said Aallad fue abatido en el ataque de Cambrils. Junto a Said y Moussa, también murieron en el tiroteo de Cambrils los hermanos Omar y Mohamed Hychami.

La última pareja de hermanos son Younes Abouyaaqoub y El Houssaine Abouyaaqoub. El primero se encuentra en paradero desconocido y el segundo es el último sospechoso muerto en Cambrils. Faltarían en este dibujo dos detenidos: Mohamed Houli, de Melilla, relacionado con la explosión en Alcanar, y uno más del que no ha transcendido su nombre.

No se descarta que haya más de un huido y, en estos momentos, se investiga el papel del imán de Ripoll en los atentados.