El Ministerio del Interior amplía el perímetro sobre la amenaza terrorista y no se centra sólo en lugares especialmente turísticos o de gran afluencia. La reunión de este lunes del Pacto Antiyihadista sirvió para tratar algunas de las lecciones en materia de seguridad tras los atentados de Barcelona y Cambrils que dejaron 15 muertos y más de un centenar de heridos. Una de ellas fue el cambio del objetivo terrorista.

El ataque en Cambrils, un municipio de Tarragona de 33.000 habitantes, no concuerda con los atentados como el de Las Ramblas o Niza, donde el blanco de los terroristas eran capitales de provincia. Este episodio amplía el patrón que hasta ahora manejaban las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que ponía el foco en grandes capitales o zonas de turismo. Las localidades pequeñas o municipios son desde esta semana una diana potencial para este tipo de ataques, según apuntó el titular de Interior. «El riesgo no está ya en las grandes ciudades», señaló Juan Ignacio Zoido este lunes en la reunión con el resto de fuerzas, según relatan a este periódico fuentes presenciales.

Es por ello que Interior impulsará varias vías de actuación para mejorar la seguridad en estos lugares. Una de ellas será establecer un plan de colaboración municipal para advertir y concienciar a los Ayuntamientos de estos riesgos. Como parte de este plan, el ministro se reunirá en las próximas semanas con la Federación de Municipios y Provincias, y mantendrá encuentros con todos sus homólogos autonómicos: una ronda de reuniones con los consejeros de Interior de todos los territorios para ponerles al corriente de este nuevo escenario.

El país se mantiene en estos momentos en el nivel 4 de alerta antiterrorista, aunque con refuerzos de seguridad en algunos puntos, y la preparación de los agentes a todos los niveles será otro de los objetivos. La Policía Local va a convertirse en un eslabón de este nuevo plan y desde Interior impulsarán el adiestramiento de los agentes municipales para que estén preparados en caso de ataque terrorista. Una preparación especial que este mismo lunes fue crucial en la búsqueda del yihadista huido Younes Abouyaaqoub, que fue localizado y neutralizado por dos agentes de proximidad que hacían su turno.

«Los ataques pueden producirse en parques o plazas», relatan fuentes conocedoras del encuentro. «Hay que estar alerta en espacios abiertos, paseos o lugares públicos arquitectónicamente parecidos a Las Ramblas o Niza», destaca. El papel de los ayuntamientos es esencial en este punto, y el ministerio del Interior buscará concienciar en los niveles territoriales más bajos por la vía de la recomendación, tal como ha hecho en otras ocasiones: comunicándole de nuevo las directrices de seguridad -como la colocación de bolardos en las calles- y dotándoles de «autonomía» para que sean las administraciones locales quienes decidan si las acatan o no.