Driss Oukabir, uno de los miembros de la célula yihadista detenido y enviado por la Audiencia Nacional a la cárcel a la cárcel de Soto del Real (Madrid) ha sido recibido con amenazas en la prisión. «Te vamos a rajar cuando salgas al patio», le han gritado sus compañeros de presidio desde las ventanas al joven de 28 años, según explican fuentes policiales y de Instituciones Penitenciarias a El País.

El presunto yihadista ha sido recluido en la unidad de aislamiento del recinto para evitar posibles agresiones y mantenerle a salvo. Según relata este diario, el detenido habría pedido protección por las amenazas recibidas. «Puto terrorista de mierda», le increpaban también otros reclusos a su llegada.

Oukabir fue el primer detenido tras los ataques, hermano de uno de los abatidos en el tiroteo de Cambrils, y a cuyo nombre se alquiló la furgoneta usada por los terroristas en Las Ramblas. Oukabir confirmó que había alquilado la furgoneta, aunque alegó que pensaba que era para una mudanza. Algunas contradicciones en su relato hicieron que el juez de la Audiencia Fernando Andreu aceptara la petición de la Fiscalía de prisión incondicional, imputado por delitos de integración en organización terrorista, asesinatos y lesiones de carácter terrorista.

Oukabir, cuyo primo también fue detenido en Marruecos, se desdijo este martes de lo que había declarado pocas horas después del atentado de Las Ramblas el pasado jueves: si inicialmente denunció el robo de documentos por parte de su hermano Moussa (de 17 años) para que éste alquilara la furgoneta con la que se perpetró el atropello, después indicó que fue él quien la alquiló pero pensando que era para hacer una mudanza.