El portavoz de los Mossos d’Esquadra, Albert Oliva, ha aducido este viernes que no se permitió actuar a los Tedax de la Guardia Civil en el chalé de Alcanar (Tarragona) tras la explosión porque el equipo de artificieros de la policía catalana estaba “preparado para actuar” cuando la seguridad lo permitiera.

En declaraciones a RAC 1, Oliva ha salido al paso de las críticas de organizaciones de guardias civiles y policías nacionales por el hecho de que la policía catalana impidiera el acceso al equipo Tedax de la Guardia Civil a la casa de Alcanar, lo que a su parecer podría haber permitido detectar antes que en el chalé de los terroristas se preparaban explosivos.

Según Oliva, “todo el equipo de Tedax de los Mossos d’Esquadra estaba preparado para actuar cuando nos permitieran entrar por cuestiones de seguridad”. Por ese motivo, el portavoz de la policía catalana precisa que no se trató de un “no taxativo, un no os queremos, sino de decir: ostras, estamos aquí y nos disponemos a actuar”.

En relación con la consulta informal sobre el imán de Ripoll (Girona) que un policía belga hizo a un mando de los Mossos, Oliva ha considerado “correcta” la actuación de las autoridades de ese país, pero ha insistido en la “transversalidad y en la globalidad de toda la gestión de cualquier tipo de información que pueda llegar”.

Los Mossos defienden su gestión ante la consulta de la policía belga sobre el imán de Ripoll

Según Oliva, la consulta no fue “ningún tipo de alerta ni de información preventiva” porque, si así hubiera sido, “los Mossos habrían activado los mecanismos que hubieran considerado oportunos”.

En ese sentido, ha apuntado que “las señales de alarma se pueden encender en el momento en que esta consulta fuera mucho más profunda y estuviera relacionada con temas de terrorismo, vinculada con antecedentes. Lo que tenemos era un contacto informal”, ha añadido el portavoz.

Oliva ha defendido que los Mossos tengan acceso al Europol porque, a su parecer, “todo lo que sea avanzar en esa línea de contacto directo, todo lo que sea sumar para acceder a más, para tener más rapidez y, por lo tanto, ganar eficacia, solo puede ser positivo”. “No nos podemos quedar atrasados cuando la sociedad avanza a ritmo de vértigo”, ha remachado.

Críticas de la Guardia Civil

Por su parte, la Unión de Oficiales Guardia Civil Profesional ha manifestado que no quiere criticar el trabajo de los Mossos d’Esquadra tras los atentados de Cataluña, pero cuestiona que se pretenda abordar una amenaza global como el terrorismo yihadista desde un “pequeño Cuerpo policial autonómico”.

En un comunicado esta asociación abunda en que incluso “las propias policías estatales, con mayor despliegue territorial, potencial de efectivos y competencias, necesitan una herramienta como la cooperación policial internacional para enfrentarse a semejante amenaza”.

Esta organización estima que “a raíz de los trágicos atentados de Cataluña se está trasladando a la opinión pública un agrio debate acerca de la idoneidad de la actuación policial y de la falta de cooperación entre cuerpos, todo ello derivado de un posible interés político por monopolizar la investigación”. A su juicio en este contexto “la Guardia Civil se proyecta como referente europeo en la lucha contra el terrorismo yihadista”.

En este sentido recuerda que recientemente el Ministerio del Interior suscribió con Francia un acuerdo para la puesta en marcha de un proyecto de formación conjunta por el cual gendarmes alumnos franceses serán formados junto a guardias alumnos españoles en la Academia de Guardias Jóvenes de la Guardia Civil en Valdemoro (Madrid).

La Unión de Oficiales cree que el yihadismo no se puede enfrentar desde un “pequeño cuerpo autonómico”

Explica que las líneas fundamentales de la formación se centran en los flujos migratorios y la lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada transfronteriza, “cuestiones de primer orden e interés común para ambos países que ya han colaborado de forma conjunta y eficaz durante años contra el azote del terrorismo de ETA”.

La Unión de Oficiales transmite su satisfacción “pues el acuerdo supone el reconocimiento implícito de que la Guardia Civil es un referente en la lucha antiterrorista incluso más allá de nuestras fronteras y es valorada por un país que está en el punto de mira del yihadismo y en el que la política antiterrorista es una máxima prioridad”.

“Hay que ser conscientes de que el terrorismo es una amenaza global y por tanto la tendencia debe ser hacia una seguridad global que garantice y no coarte la seguridad de sus ciudadanos”, insiste.

Por ello insta al Ministerio del Interior “a seguir en esa línea de actuación, pero haciéndola extensiva a otros cuerpos cuya naturaleza militar ha permitido la creación de Eurogendfor (Fuerzas de la Gendarmería Europea), lo que debería ser el embrión de un cuerpo policial paneuropeo que lidere la lucha contra el terrorismo islamista desde una doble vertiente policial y militar”.

Abunda en que “dado que la solución meramente policial parece no ser aplicable a este nuevo tipo de terrorismo global, incardinado en el adoctrinamiento y el combate, se exige una respuesta de especialización y formación militar que la Guardia Civil presenta de manera cuantitativa y cualitativa, debiendo liderarla a nivel estatal de forma conjunta y coordinada con el resto de cuerpos”.