El partido de Carles Puigdemont no descarta ninguna opción para sacar adelante la Ley del Referéndum, aunque para ello tenga que pasar por encima del Parlament catalán. La Generalitat no adelanta sus planes, pero abre todas las vías para aprobar la medida que da amparo legal a la consulta del 1 de octubre, y no descarta sacarla adelante mediante un decreto ley.

El vicepresidente primero del Parlamento catalán, Lluís Guinó, de Junts pel Sí, ha asegurado que la coalición independentista contempla “cualquier vía de las que quedan, que son legales” para tramitar y aprobar la ley del referéndum, también la posibilidad de que el Ejecutivo autonómico impulse un decreto ley. Puigdemont tiene todavía otra opción para evitar la polémica que supondría optar por la vía del decretazo: llevar a trámite y aprobar la medida el mismo día, en el Pleno del próximo 6 de septiembre, donde está previsto que se le dé luz verde a la Ley. Esta hipótesis ha empezado a coger fuerza en los últimos días, más aún después de que la Mesa del Parlament, presidida por Carme Forcadell, haya pospuesto la admisión a trámite la medida para evitar el bloqueo del Tribunal Constitucional.

La Generalitat no desvela sus planes, pero toma fuerza la opción de tramitar y aprobar la Ley el mismo día

“Sea un sistema u otro, hay que tomar una decisión: cualquier vía de las que quedan, que son legales, es perfectamente legal y viable para tirarla adelante”, ha recalcado en una entrevista a Europa Press en referencia a la norma que debe amparar el referéndum del 1 de octubre. Según Guinó, deben buscar las alternativas que les ofrece el reglamento del Parlament para aprobarla después de que el Tribunal Constitucional (TC) suspendiera el sistema de lectura única, y escogerán “la que se adecue más a la hoja de ruta, y sea más factible y eficiente”.

Pese a todo, él era partidario de la lectura única si el Gobierno central no la hubiera impugnado, lo que ha criticado porque “es un proceso habitual en otros parlamentos autonómicos y en las Cortes”. “No se suspende este sistema porque técnicamente no se adecue a la Constitución. Se impugna y se suspende porque hay una voluntad política detrás, y este es el gran error. Se utiliza el TC por parte del Gobierno para no abordar lo que es una cuestión política, que debe resolverse entre gobiernos”, ha lamentado.

A la espera de que en breve se presente el contenido de la ley de transitoriedad, entiende que haya quien defienda que debe aprobarse antes del 1-O, como exige la CUP, pero “es una ley que entrará en vigor y tendrá efectos solo en una circunstancia: que se haga el referéndum y gane el sí”. Después de que la CUP pida la aprobación de la ley del referéndum, de la de transitoriedad y convocar el 1-O antes de la Diada, Guinó ha asegurado que, pese a a diferencias puntuales, JxSí y los anticapitalistas comparten una hoja de ruta cuyo objetivo es celebrar el referéndum.

“El objetivo es tan evidente, que queremos el referéndum y que lo haremos, que encontraremos el sistema, aunque no es lo más trascendente”, ha puntualizado el también alcalde de Besalú (Girona) y uno de los hombres de confianza del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.