El ministro y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha tratado de evitar las numerosas preguntas sobre aspectos operativos de la lucha antiterroristas, como los avisos que los servicios de inteligencia de Estados Unidos enviaron a España sobre posibles atentados en las Ramblas, pero sí ha sugerido al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, aclarar por qué negó haber recibido esas alertas.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Méndez de Vigo ha subrayado que el Ejecutivo no va a hacer “ninguna declaración” sobre cuestiones operativas porque, según ha recordado, es a la justicia a la que corresponde investigar lo sucedido y que el Pacto Antiyihadista es el foro en el que dilucidar los asuntos políticos. Ahora bien, el también titular de Educación sí ha apuntado que el presidente catalán, Carles Puigdemont, debe explicar “por qué negó esa comunicación”, una postura que ha compartido su socio de Gobierno, Ciudadanos, quien ha registrado una solicitud para que el president comparezca en el próximo pleno del Parlament, que tendrá lugar la próxima semana.

Méndez de Vigo ha recalcado que desde los atentados en Barcelona y Cambrils, el Gobierno, con el presidente Mariano Rajoy a la cabeza, se ha mostrado “cauto y prudente” y no ha hecho ningún comentario sobre las cuestiones operativas y que en esa línea continuará.

Frente a las acusaciones de la Generalitat de que el Estado no dio credibilidad al aviso de Estados Unidos, el ministro ha querido dejar claro que “los únicos responsables” de los atentados del pasado 17 de agosto son los terroristas, “nadie más”, y ha insistido en que “no es aconsejable” mantener debates públicos sobre la operativa policial. “Al Gobierno le compete decir que lo importante es mantener la unidad frente al terrorismo”, ha sentenciado.

Méndez de Vigo también ha querido enviar de nuevo en un mensaje de “tranquilidad” a los catalanes a quienes ha asegurado que el 1 de octubre “no habrá referéndum de secesión”. Ha insistido en que el Gobierno ha previsto “todos los escenarios posibles y tiene los instrumentos necesarios” para hacer frente al desafío soberanista. Por ello, ha dicho, “quiero tranquilizar a todos los catalanes que quieren seguir siendo catalanes, españoles y europeos”. “Y van a seguir siéndolo porque el 1 de octubre no habrá referéndum de secesión”, ha precisado.

Se ha referido a su vez a la presentación, el pasado lunes, del anuncio de ley de Transitoriedad Jurídica por parte de PDeCAT, ERC y CUP y ha reiterado que se trata de un texto que no respeta las más elementales garantías democráticas y ha sido descalificado por los jurista.

El portavoz del Gobierno ha insistido en que se trata de un nuevo intento dirigido “a vulnerar el principio de legalidad y cada no de los principios democráticos más elementales”. En definitiva, el anuncio de los independentistas sólo intenta, ha afirmado, “separar a Cataluña de España”.