El grupo terrorista Estado Islámico ha hecho varios llamamientos durante los últimos días para atacar “Madrid en particular”, según publica el diario La Razón. Entre los objetivos de la formación estarían los lugares con grandes concentraciones de gente como piscinas, donde suele haber “muchos paganos”, y supermercados, en los que pretende envenenar frutas y helados.

Apenas unos días después del atentado en Las Ramblas de Barcelona y Cambrils, cuya autoría fue revindicada por el Estado Islámico, el grupo terrorista difundió un vídeo celebrando los ataques en Cataluña y donde sus protagonistas, miembros de la organización, hablan en castellano y mandan un aviso a España, a la que apuntan como objetivo para reconquistar Al-Andalus. “Al-Andalus volverá a ser lo que fue, tierra de califato”, advierte uno de ellos.

Muhammad Yasin Ahram Pérez, El Cordobés, es uno de los que aparece en el vídeo. Se trata de un joven nacido en España hijo de una malagueña, Tomasa Pérez, y el Abdelah Ahram, quien llegó al país cruzando el Estrecho. Siguiendo los pasos de su padre, quien tomó contacto con el yihadismo hace una década, hasta que fue detenido en 2009 y condenado a diez años de prisión por “constitución de banda criminal, preparación de atentados terroristas, recaudación de fondos para su utilización en actos de terrorismo, narcotráfico, robo de vehículos y falsificación de documentos”, El Cordobés viajó junto a sus hermanos y su madre a Siria, donde ha sido entrenado.