La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha comparecido este mediodía en La Moncloa después de reunir a los secretarios de Estado para aprobar las medidas contra les leyes de ruptura de la Generalitat que amparan legalmente al referéndum del 1-O y que el Parlament de Cataluña tiene previsto aprobar a lo largo del día de hoy. En su declaración institucional, Sáenz de Santamaría ha denunciado con especial dureza lo sucedido este miércoles en la Cámara catalana, con la admisión a trámite de la Ley del Referéndum, su inclusión en el  orden del día del Pleno y su posible votación esta tarde. Todo ello ha sido calificado por la vicepresidenta como un “bochornante espectáculo”. “No he pasado más vergüenza democrática en mi vida política”, ha asegurado.

“Lo que hemos presenciado es un acto de fuerza y no un acto político”, ha advertido Santamaría, que ha tildado el episodio de “bochornoso y vergonzante”.  “Querer imponer a toda costa una decisión contraria a la Constitución, vulnerando derechos de los parlamentarios (…) demuestra que quienes están al frente de sus instituciones en la Generalitat se parecen más a los regímenes autoritarios”.

En una contundente declaración, la también ministra de Presidencia se ha dirigido directamente a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, como “principal responsable” de los hechos y le ha acusado de “no distinguir lo que es democracia y lo que no”. “Bajo su mandato, ha muerto la democracia”, ha sentenciado la vicepresidenta.

Santamaría también se ha dirigido a los representantes soberanistas, a quienes ha lanzado una advertencia: “Nadie en ese Parlamento debe ignorar que votar esa proposición de ley tiene graves consecuencias, y se debe respetar la democracia a la que han jurado servir”. En este punto, ha asegurado que estas fuerzas “no se pondrán por delante de la democracia y de los derechos de los catalanes”, y ha adelantado que se han “puesto en marcha” todos los mecanismos legales para poder responder a esta “barbaridad democrática”.

Rajoy presenta un escrito ante el Tribunal Constitucional

Santamaría ha anunciado que el presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, ha traslado un escrito de ejecución de sentencia ante el Tribunal Constitucional para paralizar las acciones aprobadas en el Parlament. El escrito permite tomar medidas sin que haya sido convocado el Consejo de Ministros y pide que se apliquen las sentencias ya adoptadas por el Alto Tribunal. Esta medida viene motivada, ha señalado Santamaría, por la vulneración las resoluciones del TC que “expresan con absoluta claridad la prohibición de cualquier tipo de actuación que favorezca la celebración de un referéndum ilegal en Cataluña”.

El escrito remitido al TC se basa en los acontecimientos acontecimientos que se han sucedido a lo largo de la mañana: la admisión a trámite de la Ley del Referéndum “por la forma en que se ha hecho”; la decisión de algunos miembros de la Mesa de no admitir las tres reconsideraciones del PP, PSC y CS, y la inclusión en el orden del día de ese debate.

Además, la vicepresidenta ha asegurado que pedirán responsabilidades penales contra la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y los miembros de la Mesa que han permitido la admisión a trámite de la ley. Para ello, el Gobierno ha pedido testimonios de particulares contra los miembros de la Mesa, “por incumplir el mandato del TC”, puesto que “todos los poderes públicos están obligados al cumplimiento de las resoluciones de este tribunal”.

Sáenz de Santamaría ha adelantado que si la Ley del Referéndum acaba por aprobarse a lo largo del día de hoy el Gobierno reunirá a sus ministros y presentará un recurso de inconstitucionalidad, y presentaría otro en el caso de que el Govern firme esta tarde un decreto para la convocatoria del referéndum.